32619/06 -”Ebetown Consulting SA s/ quiebra s/ incidente de revisión (por Santagatti Daniel Rubén)” - CNCOM - SALA E - 25/08/2006

“La circunstancia de que se hubiera dictado, respecto de los pagarés involucrados, sentencia de remate en el marco de un juicio ejecutivo seguido contra la fallida -es doctrina del alto tribunal-, no resulta elemento en sí mismo suficiente para acreditar la causa de la obligación, toda vez que “… el procedimiento ejecutivo donde puede haberse dictado sentencia, no tiene efectos respecto de los restantes acreedores del concurso, quienes pueden invocar todo aquello que haga a la validez del título y de la causa origen del mismo” I (cfr. CSJN, “Collón Curá S.A. s/ quiebra s/ inc. de revisión por Banco de Hurlingham”, del 3.12.02.”

“Ello sentado, y sin desconocer, por cierto, -el extremo referido a que la doctrina plenaria recaída in re “Translinea” no exige la producción de una prueba asertiva y concluyente, pues tal exigencia conducirla a la desestimación de toda pretensión fundada en títulos abstractos, lo cierto es que, juzga la Sala, ‘en el caso sub examine no existen elementos que permitan arribar a la conclusión -ni aun desde una perspectiva amplia y flexible en materia probatoria-, acerca de la real existencia del crédito invocado.”

“Con arreglo a esa idea conceptual, cupo al incidentista abonar el extremo relativo a la efectiva entrega del dinero dado supuestamente en mutuo (arg. CPr.:377).”

“La Sala ha reconocido acreencias fundadas en sentencias de trance y remate pero siempre que, mediante la adjunción de otros elementos de prueba, el requirente aportara un marco indiciarlo razonable y sólido acerca de la relación subyacente invocada como determinante de la emisión de los títulos, de tal suerte que pudiera eliminarse de plano la posibilidad de una connivencia enderezada a conformar de manera ilegitima el pasivo.”

“Se concluye, pues, en que no ha acreditado el incidentista la causa de su acreencia, lo que supone la admisión del recurso interpuesto por el síndico y la consiguiente innecesariedad de tratar la apelación del actor.”

El Dial.com