La cámara rechazó el planteo de inconstitucionalidad de la Fiscalía General en el caso “Romi SRL”. De esa manera, respaldó al instituto y reivindicó la participación del juez

La cámara comercial rechazó el planteo de inconstitucionalidad presentado por la Fiscalía General en “Romi SRL”, por el que pretendía que se declare que el Acuerdo Preventivo Extrajudicial (APE) afecta disposiciones de la Carta Magna. De esa manera, dio un fuerte respaldo al instituto, en momentos en que su legitimidad estaba siendo cuestionada.

En ese sentido, la sala B no consideró que el APE violente el derecho de propiedad, de defensa en juicio y la garantía del debido proceso de quienes no han consentido el acuerdo contractual, disposiciones que la fiscal General, Alejandra Gils Carbó, entendió que son vulneradas por los artículos 72 a 76 de la ley concursal.

Así, el tribunal dio fin a la incertidumbre que existía sobre la constitucionalidad o no del APE, en una causa que esperaba una definición desde septiembre de 2004.

La cámara resaltó la naturaleza contractual inicial del instituto y la autonomía de las partes para definir el contenido del acuerdo. Además, valoró la facultad de la Justicia “a la hora de evaluar la forma y alcances de la homologación”.

Destacó que en el APE el papel del juez es “fundamental”, aunque aclaró que esa intervención deberá ser con “mesura y prudencia que permita alcanzar los objetivos de solución de la crisis empresarial con la rapidez y economía que fundamentan la figura y que sean congruentes con las necesidades de recuperación de los efectos de la crisis sistémica”.

De esa manera, remarcó que el magistrado cuenta con la facultad de ponderar si existió abuso del derecho, para lo cual “debe tener en cuenta, entre otros elementos, si ha existido intención de dañar, si el perjuicio ocasionado es anormal o excesivo, si se ha actuado de manera irrazonable o si la conducta es contraria a la moral y a las buenas costumbres”.

Cuestionamientos
La cámara intentó rebatir los cuestionamientos que la fiscalía hizo sobre el APE por los abusos hacia los acreedores que se generan al otorgar “libertad de contenido” al acuerdo.

Gils Carbó había planteado que a diferencia del concurso preventivo, en el APE los acreedores no reciben una carta de la sindicatura, sino que el único medio de comunicación que prevé la ley es a través de la publicación de edictos, sistema que “no resguarda adecuadamente el derecho de los acreedores”.

También dijo que la abreviación del trámite concursal que implica el APE, “prescinde de la etapa informativa individual y general, del control de un funcionamiento especializado que actúa en interés de la ley y de reglas claras que limiten el contenido de la propuesta de acuerdo vinculante para sujetos que no la aceptaron”.

Así, la fiscal entendió que el proceso “simplificado” no provee otra información que la dada por el concursado ni de mecanismos idóneos “para que los acreedores singulares puedan conocer y ejercer sus derechos en tiempo razonable”.

Subtipo concursal
El tribunal destacó que el APE es un “subtipo concursal”. De esa manera, dijo que la naturaleza contractual se desdibuja a partir del trámite que conduciría a la homologación. “Al ser oponible a terceros se convierte en un subtipo concursal al que se aplican en la medida de lo pertinente la normativa concursal, aunque no medie remisión expresa. Ello es así, en la etapa judicial del procedimiento”, resaltó.

Para la cámara, el APE es un subtipo concursal por las siguientes consideraciones:

  • Está regulado dentro de las normas del concurso preventivo.
  • Es un procedimiento orientado a facilitar la superación de un estado de insolvencia patrimonial o crisis económica-financieras.
  • La homologación produce efectos respecto de todos los acreedores quirografarios –art. 76-.
  • La propia regulación remite a normas específicas del concurso preventivo.
  • El régimen de publicidad contempla la exteriorización de la situación del deudor y protege el interés de los acreedores y terceros involucrados en el acuerdo.

Fallo completo

Pablo Méndez
pmendez@infobae.com