Considero necesario reiterar lo ya informado por este medio , respecto a la forma de cálculo de los honorarios del  letrado del síndico .  Es un avance lo  resuelto  en la Cámara 3ra.en lo Civil y Comercial de CORDOBA, ya que se arbitra una solución frente a la situación anterior . Considero que debemos seguir intentando , que  se regrese a la situación de que los honorarios del letrado del síndico sean a cargo del concurso, que es quien se beneficia de tal actuación. Por lo menos, ya se logro, via jurisprudencia, considerar que el cálculo de los honorarios del asesor de síndico no corresponde hacerlo dentro del porcentaje dispuesto por la L.C.Q.
“López, Rafael Angel - Quiebra Propia” - CAMARA 3ª EN LO CIVIL Y COMERCIAL DE CORDOBA - 21/02/2007

“No corresponde que los honorarios del asesor del síndico en el porcentaje dispuesto por los art. 267 de la L.C.Q. sean incluidos en el paquete de honorarios que son a cargo de la masa.”

“Pese al texto literal del art. 266 de la L.C.Q, no pueden ser tenidos en cuenta en las proporciones dispuestas por el legislador en la sección II, capítulo II del Titulo IV de la ley bajo estudio, los gajes del Asesor del Síndico por no formar parte de los costos que deben ser soportados por el concursado o la masa falencial, que gozan de la preferencia del art. 240 de la L.C., y que son en definitiva, los que tienen en consideración las normas contempladas en la indicada sección.”

“La inclusión de los honorarios del asesor del síndico en el porcentaje dispuesto por los art. 267 de la L.C.Q. propende a que la sindicatura actúe sin asesoramiento letrado producto de la incidencia en sus emolumentos, consecuencia que resulta negativa a la hora de que sea necesario contar con un técnico jurídico para el cumplimiento de sus funciones.”

AUTO INTERLOCUTORIO NUMERO: 17

Córdoba, 21 de febrero de dos mil siete.//-

Y VISTOS:

Estos autos caratulados: ” LOPEZ RAFAEL ANGEL -QUIEBRA PROPIA -(EXPTE. N° 9642/36))”, venidos del Juzgado de Primera Instancia y 3° Nominación Civil y Comercial y pasados a despacho en virtud del recurso de apelación por honorarios interpuesto a fs. 534/536 por la sindicatura, Cr. Carlos Alberto Ortiz., contra la Sentencia Número setecientos uno de fecha 4 de noviembre de dos mil cinco (fs. 528).-

Y CONSIDERANDO:

1.- El Cr. Carlos Alberto Ortiz, por derecho propio interpone recurso de apelación en contra de la Sentencia Nro. Setecientos uno, de fecha 4 de Noviembre de 2005, por la que se le regularan honorarios, alegando que la mentada regulación resulta errónea al haber sido considerada dentro del tope legal mínimo los honorarios del asesor de la sindicatura cuando aquéllos se encuentran a su cargo, y porque al momento de dictarse la sentencia de primera instancia el sueldo que debe ser tenido en consideración para el mínimo regulatorio es la suma de $ 5.401,30, por lo que tres sueldos de ese monto arrojan el total de $ 16.203,90.-

2.- Le asiste razón al impugnante en sus observaciones.-
En reciente oportunidad esta Cámara ha dejado expuesto un nuevo enfoque en lo que respecta a la inclusión de los honorarios del asesor del síndico en el porcentaje dispuesto por los art. 267 de la L.C.Q., admitiendo en definitiva que no corresponde que sean incluidos en el paquete de honorarios que son a cargo de la masa (in re: Gil Raúl Enrique - Quiebra Propia Simple- Concurso Preventivo- Quiebra Indirecta- (Expte. 5787/36), Auto Número 3 de fecha 16 de Febrero de 2007).-
Se reflexionó en la citada resolución, que en realidad y pese al texto literal del art. 266 de la L.C.Q, no () pueden ser tenidos en cuenta en las proporciones dispuestas por el legislador en la sección II, capítulo II del Titulo IV de la ley bajo estudio, los gajes del Asesor del Síndico por no formar parte de los costos que deben ser soportados por el concursado o la masa falencial, que gozan de la preferencia del art. 240 de la L.C., y que son en definitiva, los que tienen en consideración las normas contempladas en la indicada sección.-
Si bien uno de los objetivos del legislador de 1995 fue la reducción del costo de los honorarios profesionales, que en algunos casos fueron considerados excesivos durante la vigencia de la ley anterior, lo real es que tal voluntad se encuentra reflejada en la disminución de los porcentuales fijados por la ley derogada y que dan cuenta los nuevos textos de los arts. 266 y 267, como también con la inclusión en el bloque total de honorarios, de otros profesionales cuyos costos deben ser absorbidos por el concurso, pero no aparece razonable que pudieran sufrir una mayor merma a partir de una interpretación literal del dispositivo cuando los honorarios del asesor letrado del que se vale la sindicatura no corresponde que sean soportados por el concursado o masa de acreedores. Tanto es así, que si se hubiera tenido la intención de reducir aún más los emolumentos normados en la sección en estudio, nada costaba al legislador concretar la disminución a través de los porcentajes que quedaran plasmados con la reforma.-
Desde otro punto de vista, avala la postura propugnada la ausencia de discusión en la jurisprudencia nacional y en la doctrina respecto a la solución planteada, como también, que es un dato de la realidad que la respuesta contraria propende a que la sindicatura actúe sin asesoramiento letrado producto de la incidencia en sus emolumentos, consecuencia que resulta negativa a la hora de que sea necesario contar con un técnico jurídico para el cumplimiento de sus funciones.-

3.- La observación respecto al valor del monto mínimo legal también merece recepción dado que como bien lo señala el impugnante y corrobora el Sr. Fiscal de Cámara, la retribución correspondiente al Secretario de primera instancia de la que se vale el Juez de la quiebra había sido modificada al tiempo del dictado del resolutorio impugnado en función de lo reglado por los Acuerdos Reglamentarios nros. 236 y 237, de diciembre de 2004, que agregan al salario de tales funcionarios el concepto, “compensación por desarmonización” y un monto no remunerativo fijo de $ 150.- Si bien el citado acuerdo califica dichos items como no remunerativos, sin perjuicio que tal cuestión podría ser discutida desde el punto de vista previsional, lo cierto es que no puede negarse que se encuentran incluídos en el concepto de “sueldo” del secretario de primera instancia al que se refiere el art. 267 de la ley concursal, por tratarse de sumas percibidas como consecuencia de la contraprestación laboral.- Consecuentemente, la base regulatoria no es otra que la pretendida por el apelante.-
En mérito a las conclusiones precedentes, cabe admitir la apelación y determinar los honorarios de la sindicatura en la suma de $ 12.962,48, resultante de calcular el ochenta por ciento del tope mínimo legal de $ 16.203,90. Sin costas en mérito a lo dispuesto por el art. 107 del C.A.-

Por todo ello;;

SE RESUELVE:

Admitir la apelación y en consecuencia determinar los honorarios del Sr. Síndico, Cr. Carlos A. Ortiz, en la suma de doce mil novecientos sesenta y dos pesos con cuarenta y ocho centavos ($ 12.962,48). Sin costas en mérito a lo dispuesto por el art. 107 del C.A.-
Protocolícese, hágase saber y bajen.-

Fdo.: FONTAINE - MANSILLA DE MOSQUERA - BARRERA BUTELER.//-