Sumario

CONCURSOS y QUIEBRAS. Conclusión de la quiebra. Pago total. Art. 228 Ley 24522. Depósito efectuado por un tercero. Pago por subrogación. Rechazo. Inexistencia de pago íntegro. Ausencia de conformidad de los acreedores

123608/2000 – “Pitto Luis María s/ quiebra” – CNCOM – SALA A – 15/02/2007

“El art. 228 LCQ contempla la conclusión de la quiebra por “pago total”. Ese supuesto se configura cuando alcanzan los bienes para el pago a los acreedores verificados, los pendientes de resolución y los gastos y costas del concurso. Agrega la norma que si existe remanente, deben pagarse los intereses suspendidos a raíz de la declaración de quiebra, considerando los privilegios. En caso de existir saldo, éste se debe entregar al deudor. El supuesto de autos no se encuentra enmarcado estrictamente en el caso del art. 228 LCQ, pues aquí no se pretende la conclusión por pago total en virtud de fondos que provenieran de la realización de los bienes del fallido, sino que un tercero depositó sumas imputándolas al pago de los créditos verificados y costas y gastos del concurso, en moneda de quiebra.”

“Esta Sala ha dicho que resulta improcedente la conclusión de la quiebra por pago total cuando sólo se deposita el valor nominal de las acreencias verificadas sin ajuste, lo que es consecuencia del principio de integridad que caracteriza al pago (”Autoservicio Coronel Díaz SA S/quiebra”, 10/05/1995; ídem: Sala E, 25.8.94, “Olivera Avellaneda, Diego s/quiebra”). En la especie, no procede ajuste indexatorio, mas, tratándose del pago efectuado por tercero, deben contemplarse aquellas acreencias que se encontraran pendientes de resolver, las costas y gastos del concurso y en principio, los intereses devengados por el crédito verificado durante el trámite falencial. Máxime ante la posibilidad de que la liquidación de los bienes pudiere alcanzar para cancelar estos gastos.”

“Tampoco resultaba procedente la subrogación pretendida por cuanto, los acreedores en ningún momento prestaron conformidad a ello (conf. art. 729 Cód.Civil), no pudiendo el juez de grado obligar a aquellos a aceptar dicha subrogación, cuando el pago no ha sido íntegro, al no contemplarse los intereses posteriores a la quiebra. En estas condiciones, tampoco puede entenderse que en autos existió una aceptación tácita de dicha subrogación (conf. art. 768, inc. 3° Cód. Civil). Remárcase lo dicho anteriormente, en cuanto a que resultaba carga del tercero recurrente obtener dichas conformidades.”

Texto Completo

Buenos Aires, 15 de febrero de 2007.//-

Y VISTOS:

1)) Apelaron el fallido y Carlos E. Elizalde la resolución dictada a fs. 808/10 en cuanto rechazó el pago efectuado por éste último por considerarlo insuficiente.-
Los memoriales obran expuestos a fs. 819/20 y 822/4 y fueron contestados por la sindicatura a fs. 826/8 y 830/5.-
La Sra. Fiscal General por ante esta Cámara se expidió a fs. 842 en los términos que surgen de su dictamen.-

2) Se agravian los recurrentes porque el juez de grado no dispuso el pago total de la presente quiebra, en virtud del depósito efectuado por un tercero -Elizalde-, quien pretendía subrogarse en los derechos de los acreedores verificados.-
Señala el fallido que el acogimiento y aceptación de dicho pago resultaría en un beneficio para éste y para el principio de conservación de la empresa. Agrega que también redundaría en beneficio de los acreedores, quienes percibirían sus créditos con esos fondos.-
Por su parte el tercero se agravia de que no () se haya considerado suficiente el pago realizado, cuando se depositó el monto verificado de cada uno de los acreedores, sin que se haya efectuado una previa consulta a éstos. Manifiesta que de haberse efectuado tal consulta, los acreedores podrían haber aceptado el pago efectuado por esos montos. Indica que el pago tuvo como finalidad suspender la subasta decretada en autos, contemplando la eventual diferencia que resultara necesaria para satisfacer a los acreedores. Luego señala que, a los fines del rechazo se tuvo en cuenta la liquidación efectuada por la sindicatura sin analizar la actualización razonable de cada crédito, pretendiendo la morigeración de los intereses. Asimismo, se queja del monto estimado por el síndico para la regulación de sus honorarios y gastos del concurso. También se queja porque el juez no aceptó el pago efectuado, aunque sea parcialmente, rechazando el pago con subrogación. Por último se agravia de que en la resolución apelada no se haya ordenado la devolución de las sumas depositadas.-

3) De las constancias de autos, surge que el tercero Carlos E. Elizalde se presentó a fs. 784/7, depositando la suma de $ 300.000 que dio en pago de los créditos verificados, según liquidación que obra a fs. 785, tomando el monto verificado de esos créditos, la que arroja la suma de $234.845,80, imputando el saldo a “Impuesto de Justicia, costas y eventuales intereses adicionales que pudieren corresponder”, comprometiéndose a depositar el saldo que pudiere existir para cubrir todos los rubros adeudados. Dicho pago se encontraba condicionado a la suspensión de la subasta decretada para el día 6/6/06, a lo que el Tribunal hizo lugar (v. fs. 788). Indicó, además, que el pago era con carácter de subrogación en los derechos de los acreedores.-
La sindicatura al contestar el traslado de dicha presentación indicó que el depósito no era suficiente, pues los créditos verificados actualizados a esa fecha, más los créditos eventuales -pendientes de resolución, los gastos y honorarios del concurso y quiebra y el importe de la tasa de justicia, arrojaban un total de $ 747.671,93, esto es más del doble de lo depositado.-
Corrido el traslado de la liquidación, el tercero apelante la impugnó, pues el síndico actualizó los créditos a la tasa activa, solicitando la morigeración de dicha tasa, como así también impugnó la suma estimada para honorarios y gastos del concurso.-

4) El art. 228 LCQ contempla la conclusión de la quiebra por “pago total”. Ese supuesto se configura cuando alcanzan los bienes para el pago a los acreedores verificados, los pendientes de resolución y los gastos y costas del concurso. Agrega la norma que si existe remanente, deben pagarse los intereses suspendidos a raíz de la declaración de quiebra, considerando los privilegios. En caso de existir saldo, éste se debe entregar al deudor.-
El supuesto de autos no se encuentra enmarcado estrictamente en el caso del art. 228 LCQ, pues aquí no se pretende la conclusión por pago total en virtud de fondos que provenieran de la realización de los bienes del fallido, sino que un tercero depositó sumas imputándolas al pago de los créditos verificados y costas y gastos del concurso, en moneda de quiebra.-
Esta Sala ha dicho que resulta improcedente la conclusión de la quiebra por pago total cuando sólo se deposita el valor nominal de las acreencias verificadas sin ajuste, lo que es consecuencia del principio de integridad que caracteriza al pago (”Autoservicio Coronel Díaz SA S/quiebra”, 10/05/1995;; ídem: Sala E, 25.8.94, “Olivera Avellaneda, Diego s/quiebra”).-
En la especie, no procede ajuste indexatorio, mas, tratándose del pago efectuado por tercero, deben contemplarse aquellas acreencias que se encontraran pendientes de resolver, las costas y gastos del concurso y en principio, los intereses devengados por el crédito verificado durante el trámite falencial. Máxime ante la posibilidad de que la liquidación de los bienes pudiere alcanzar para cancelar estos gastos.-

5) Ahora bien, el tercero, al efectuar liquidación el síndico, y pese al compromiso asumido, se limitó a efectuar una serie de impugnaciones sin indicar el monto que consideraba procedente, ni depositar la diferencia que consideraba correspondía.-
En este punto debe señalarse, en cuanto a la morigeración de intereses pretendida que, tratándose de créditos ya verificados en autos, no corresponde en esta instancia modificar la forma en que éstos fueron reconocidos en el proceso falencial -véase informe individual conforme art. 35 LCQ de fs. 492/5- para beneficio solamente de un tercero que pretende concluir la presente quiebra. Ello pues, conforme surge del informe general art. 39 LCQ de fs. 529/40, no existiría empresa en marcha cuya conservación se persiguiera, habida cuenta que el fallido no tendría actividad desde marzo de 2001, lo que es nuevamente afirmado por el funcionario sindical en su contestación de memorial de fs. 834.-
Por otro lado, las reservas efectuadas por el síndico a los fines de atender los honorarios y gastos del concurso, se aprecian, en principio y a los fines que se pretendía, procedentes, sin dejar de señalar que recién una vez regulados los honorarios, y firmes éstos, e indicado concretamente por cada organismo la deuda que tiene la quiebra por oficios diligenciados y otros gastos en los que se pudiera haber incurrido, se obtendría exactamente el importe a abonar por tales conceptos.-
Finalmente, se aprecia que gran parte de los agravios se fundan en la falta de traslado a los acreedores del depósito efectuado a los fines de lograr sus conformidades. Más allá de señalar que ésto no se encuentra previsto en norma alguna, lo cierto es que, a los fines pretendidos, era -en todo caso- carga del recurrente obtener dichas conformidades. Ello así, se señala que podría haberse solicitado la aceptación del pago dirigido a los acreedores sólo en caso de considerarse íntegro dicho pago, circunstancia que, a la luz de la liquidación efectuada por la sindicatura, no se produjo. Véase, además, que el depositante no contempló el crédito que se encuentra pendiente de resolución.-

6) De otro lado, tampoco resultaba procedente la subrogación pretendida por cuanto, los acreedores en ningún momento prestaron conformidad a ello (conf. art. 729 Cód.Civil), no pudiendo el juez de grado obligar a aquellos a aceptar dicha subrogación, cuando el pago no ha sido íntegro, al no contemplarse los intereses posteriores a la quiebra. En estas condiciones, tampoco puede entenderse que en autos existió una aceptación tácita de dicha subrogación (conf. art. 768, inc. 3° Cód. Civil). Remárcase lo dicho anteriormente, en cuanto a que resultaba carga del tercero recurrente obtener dichas conformidades.-

7) Por último, en cuanto a la queja formulada en relación a la falta de devolución de las sumas depositadas, advirtiendo que ello no fue requerido por el apelante al Juez de grado y que tampoco ello correspondía en virtud del recurso que aquel interpusiera y que ha sido analizado en la presente, se rechaza tal agravio.-

8) Por lo expuesto, y oída la Sra. Fiscal General esta Sala RESUELVE:

Rechazar los recursos interpuestos por el fallido y el Sr. Elizalde, y en consecuencia, confirmar la resolución dictada a fs. 508/10 en lo que fue materia de agravio.-
Imponer las costas a los recurrentes vencidos (art. 68 CPCC).-

Notifíquese a la Sra. Fiscal General ante esta Cámara y oportunamente devuélvase a primera instancia encomendándose al Sr. Juez a quo disponga la notificación de la presente resolución.-

Fdo.: La Señora Juez de Cámara Dra. Isabel Míguez no interviene en la presente resolución por encontrarse en uso de licencia (art. 109 del Reglamento para la Justicia Nacional).-

FDO.: ALFREDO ARTURO KÖLLIKER FRERS, MARÍA ELSA UZAL
ANTE MÍ: MARÍA VERÓNICA BALBI

Juz 8 Sec 15 -Sala A- n° 123608/00

“Pitto, Luis María s/ quiebra” (F.G n° 96209)

Excma. Cámara:

1.- El juez de primera instancia rechazó el pago en subrogación efectuado por un tercero y ordenó continuar con los trámites propios de la quiebra, por cuanto estimó que las sumas depositadas resultaban insuficientes para cubrir la totalidad de las acreencias verificadas y los gastos eventuales.-
Apeló el tercero. Expresó agravios a fs. 822/824.-

2.- A los efectos previstos por el art.228 LC cuando el “pago total” no se deriva de la liquidación de los bienes del activo falencial (tal el presupuesto que estrictamente contempla la norma), sino que proviene del depósito de fondos por el fallido o por un tercero - extremo este último que acontece en la especie- deben computarse los intereses de los créditos verificados como parte de la suma a satisfacer, esto, a efectos de tener por configurado el mentado “pago total”. Ello así, pues tratándose de un pago de origen “extraconcursal” (por el fallido o terceros) no hay razones para dispensar a los depositantes de las reglas comunes sobre integridad del pago, que exigen la inclusión de los accesorios, ni para beneficiarlos con los institutos típicos de la solución falencia! como la suspensión de los intereses (conf. dictamen Nro.85281 emitido por esta Fiscalía el 21/2/01 en autos “De Miguel, Pedro sí quiebra”; CNCom Sala B, 16/3/01 in re “De Miguel, Pedro s/ quiebra”;; id. Sala E, 17/11/04 in re “Merino, Juan s/ quiebra”

En tales condiciones, opino que V.E debe rechazar el recurso de apelación interpuesto y confirmar la resolución recurrida

Buenos Aires, 21 de diciembre de 2006.//-

Fdo.: ALEJANDRA GILS CARBÓ, FISCAL GENERAL

copyright © 2007 editorial albrematica - Tucumán 1440 (1050) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina