Síndico. Designación de nuevo síndico como consecuencia de la quiebra decretada a pedido de un acreedor privilegiado. Improcedencia. Continuación del síndico del concurso

Sumario

– “Boeing SA s/ quiebra s/ incidente de apelación Art. 250 CPROC. (por Aljanati Lea Beatriz)” – CNCOM – SALA A – 15/02/2007

“Visto que el art. 253 inc. 7 de la Ley 24522, se encuentra ubicado dentro de la normativa que brinda un tratamiento general al tema de los funcionarios y empleados del concurso (aún cuando haga referencia a la cuestión del desempeño o no del mismo síndico), a diferencia del Art. 64 L.C.Q, que se encuentra en un capítulo especial (Sección V “Incumplimiento”), cuando la declaración de quiebra indirecta sobreviene por incumplimiento de un acuerdo preventivo, debe darse prevalencia a esta última norma, por ser especial, en relación a la primera que es meramente general (Sala “E”, 7.7.99, “Paiva Automotores SA s. quiebra”).”

“Con base en ello, puede concluirse en que en todas las hipótesis de quiebra indirecta diferentes del incumplimiento del acuerdo homologado -incluso en los casos que mediare acuerdo homologado pero se llegare a la quiebra por motivo diverso a su estricto cumplimiento, arts. 54,61, 64, L.C.Q-, continúa actuando el mismo síndico, se trate de concursos preventivos “pequeños” o “grandes” (Sala D, 18.4.97, “Dos Muñecos S.A s quiebra s. inc. de apelación”, id. 8.7.98, “Picos de Europa S.A s. quiebra”; Sala E, 30.12.97, “Aisemberg Maquinarias S.A s. quiebra s. inc. de apelación”, Sala C, 27.10.98, “Daro y San Pablo S.A s. quiebra”, C.Apel. Concepción del Uruguay, Sala Civ y Com, 28.3.96, “Ferreri Ganadera S.A”, etc).”

“El hecho de no haber cesado el síndico con la homologación del concordato y de haber continuado su desempeño hasta el momento de sobrevenir la quiebra, y no tratándose en la especie de un supuesto de quiebra por incumplimiento del acuerdo, sino de la desatención de un crédito privilegiado refuerza la impertinencia, en el caso, de dar intervención a un nuevo síndico, cuando se cuenta ya con uno que, además de estar aún en funciones, se halla, seguramente, dotado de los conocimientos propios de su desempeño anterior durante la tramitación del concurso preventivo, con el consiguiente beneficio para la economía y celeridad del proceso concursal.”

“En la etapa del concurso que precedió al decreto falencial, si bien estaba pendiente de cumplimiento el acuerdo presentado, aquél no fue decretado estrictamente como consecuencia del “incumplimiento de ese acuerdo”, sino a requerimiento de un acreedor privilegiado (cuyo crédito verificado no estaba comprendido en la propuesta concordataria), por lo que desde tal óptica también se impone concluir en la necesidad que continúe la síndico que actuó en el concurso preventivo, por no darse estrictamente el caso de la L.C.Q. 253:7 y resultar esta solución congruente con los términos del art. 64 L.C.Q.”

copyright © 2007 editorial albrematica - Tucumán 1440 (1050) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina

Texto Completo

Buenos Aires, 15 de febrero de 2007.//-

Y VISTOS:

(1.)) Apeló en subsidio la síndico actuante en el concurso preventivo de la deudora la decisión copiada a fs. 13, donde se mantuvo el criterio de designar un nuevo funcionario concursal como consecuencia de la quiebra decretada a pedido de un acreedor privilegiado conforme lo dispuesto por la L.C.Q: 83 y ss. El a quo tuvo en cuenta que, al no encontrarse concluido el proceso concursal ni habiendo mediado frustración del acuerdo homologado, el caso no () estaría comprendido en los supuestos contemplados en la L.C.Q: 64 y 253-7, por lo que no correspondía mantener en funciones al mismo síndico.-
Los fundamentos del recurso obran desarrollados -en copia- a fs. 89/91.-
La recurrente se agravió porque en virtud de lo previsto en los artículos 64 y 253-7 de la normativa concursal, para el caso de quiebra posterior a un concurso preventivo no corresponde designar un nuevo síndico, sino que debe continuar interviniendo el anteriormente designado en el juicio de convocatoria.-
La Sra. Fiscal General actuante ante esta Cámara se expidió en los términos que se desprenden del dictamen de fs. 38/39, proponiendo la revocación de la resolución apelada por los argumentos que allí expuso.-

(2.) De la compulsa de las constancias objetivas de este incidente, se aprecia que la propuesta homologada en el concurso preventivo de la deudora con fecha 9.3.06 estaba dirigida a acreencias quirografarias, no alcanzando a los acreedores privilegiados verificados en el concurso, razón por la cual uno de ellos optó por pedir la quiebra de aquélla de acuerdo a la posibilidad acordada en el art. 57, in fine, L.C.Q, obteniendo sentencia favorable de falencia el 25.08.06 (v. fs. 4/9), cuando aún se encontraba pendiente de cumplimiento el acuerdo preventivo, el cual contemplaba el pago de 8 (ocho) cuotas anuales con una espera de 24 (veinticuatro) meses -v. fs.4-.-

(3.) Dicho esto, y como marco referencial de la cuestión en análisis, destácase que con motivo de la reforma introducida por la ley 24.522 quedó plasmada en la non-nativa concursal una aparente contradicción entre lo prescripto por la LCQ:64 y lo dispuesto por el art. 253-7, ya que mientras el primero determina que en caso de decretarse la quiebra, estando pendiente de cumplimiento la propuesta concordataria homologada, actúa el mismo funcionario concursal, por el contrario el otro artículo establece que el síndico desinsaculado en el proceso concursal sigue actuando en la quiebra decretada como consecuencia de la “frustración” del concurso preventivo, pero no citando aquélla sea el resultado del incumplimiento del acuerdo.-
Frente a este cuadro de situación, tanto la doctrina como la jurisprudencia se han inclinado por procurar una interpretación tendiente a armonizar las aparentes contradicciones antes apuntadas, y en tal sentido, visto que el art. 253:7 L.C.Q, se encuentra ubicado dentro de la normativa que brinda un tratamiento general al tema de los funcionarios y empleados del concurso (aún cuando haga referencia a la cuestión del desempeño o no del mismo síndico), a diferencia del Art. 64 L.C.Q, que se encuentra en un capítulo especial (Sección V “Incumplimiento”), cuando la declaración de quiebra indirecta sobreviene por incumplimiento de un acuerdo preventivo, debe darse prevalencia a esta última norma, por ser especial, en relación a la primera que es meramente general (Sala “E”, 7.7.99, “Paiva Automotores SA s. quiebra”).-
Con base en ello, puede concluirse en que en todas las hipótesis de quiebra indirecta diferentes del incumplimiento del acuerdo homologado -incluso en los casos que mediare acuerdo homologado pero se llegare a la quiebra por motivo diverso a su estricto cumplimiento, arts. 54,61, 64, L.C.Q-, continúa actuando el mismo síndico, se trate de concursos preventivos “pequeños” o “grandes” (Sala D, 18.4.97, “Dos Muñecos S.A s quiebra s. inc. de apelación”, id. 8.7.98, “Picos de Europa S.A s. quiebra”;; Sala E, 30.12.97, “Aisemberg Maquinarias S.A s. quiebra s. inc. de apelación”, Sala C, 27.10.98, “Daro y San Pablo S.A s. quiebra”, C.Apel. Concepción del Uruguay, Sala Civ y Com, 28.3.96, “Ferreri Ganadera S.A”, etc)

(4.) Ahora bien, concurre además en el sub examine un elemento adicional de ponderación que abona tal conclusión cual es que, con motivo de la homologación del concurso anterior, la aquí recurrente siguió actuando para controlar el cumplimiento de la propuesta aprobada, por lo que no se da la circunstancia de que el síndico hubiese cesado en sus funciones, como inicialmente ocurre.-
El hecho de no haber cesado el síndico con la homologación del concordato y de haber continuado su desempeño hasta el momento de sobrevenir la quiebra, y no tratándose en la especie de un supuesto de quiebra por incumplimiento del acuerdo, sino de la desatención de un crédito privilegiado refuerza la impertinencia, en el caso, de dar intervención a un nuevo síndico, cuando se cuenta ya con uno que, además de estar aún en funciones, se halla, seguramente, dotado de los conocimientos propios de su desempeño anterior durante la tramitación del concurso preventivo, con el consiguiente beneficio para la economía y celeridad del proceso concursal. Mucho más cuando tampoco se ha insinuado siquiera la falta de idoneidad del funcionario o su mal desempeño del cargo que pudiera hacer aconsejable su reemplazo (v. en este sentido, Sala C, precedente “Daro y San Pablo ” ut supra citado). Señálase, incluso que la permanencia del funcionario sindical al frente del cargo pareciera haber sido, de acuerdo con cierta doctrina, la razón determinante de la distinción establecida en el nuevo art. 253 inc. 7, entre el supuesto de “frustración del concurso” y el de “cumplimiento del acuerdo preventivo”.-
De lo que se sigue que lo más lógico y aceptable es que éste prosiga en el cargo durante el trámite de la falencia, a menos que existan razones especiales que impongan una solución distinta (cfr. Sala C, 27/10/98, “Daro y San Pablo SA s/quiebra” ya citado, idem, 04/06/99, “Acerca S.A.I.C. s/quiebra s. inc. de apelación”, Sala B, 03.10.95, “Unión Stores SA s/quiebra”). Supuesto éste último que –no está demás decirlo- en la especie no ha sido invocado.-
Remárcase además, que en la etapa del concurso que precedió al decreto falencial, si bien estaba pendiente de cumplimiento el acuerdo presentado, aquél no fue decretado estrictamente como consecuencia del “incumplimiento de ese acuerdo”, sino a requerimiento de un acreedor privilegiado (cuyo crédito verificado no estaba comprendido en la propuesta concordataria), por lo que desde tal óptica también se impone concluir en la necesidad que continúe la síndico que actuó en el concurso preventivo, por no darse estrictamente el caso de la L.C.Q. 253:7 y resultar esta solución congruente con los términos del art. 64 L.C.Q.-

5) Como corolario de lo hasta aquí expuesto –entonces- juzga esta Sala que corresponde hacer lugar al recurso interpuesto y disponer que continúe interviniendo en la falencia de la deudora el síndico actuante en el concurso preventivo preexistente, sin perjuicio de la validez de los actos cumplidos por el síndico ya designado por el Señor Juez a quo, hasta tanto cese en el cargo, lo cual se producirá con la aceptación del nuevo cargo por el funcionario recurrente, carga que deberá ser cumplimentada dentro del tercer día de notificado la presente.-

6) Por todo ello, de conformidad con lo dictaminado por la Sra. Fiscal General, esta sala RESUELVE:
Estimar el recurso de apelación incoado y revocar la decisión copiada a fs.13, por la que se designó nuevo síndico, manteniéndose para el trámite falencial la intervención de la sindicatura que actuó en el concurso preventivo, de acuerdo a lo expuesto precedentemente y con los alcances previstos en el considerando (5).-
Notifíquese a la Sra. Fiscal General y oportunamente devuélvanse las presentes actuaciones a la anterior instancia, encomendándose al Sr. Juez de Grado notificar la presente resolución y adoptar las medidas tendientes a cumplimentar lo aquí decidido. La Señora Juez de Cámara Dra. Isabel Míguez no interviene en la presente resolución por encontrarse en uso de licencia (art. 109 del Reglamento para la Justicia Nacional).-

FDO.: ALFREDO ARTURO KÖLLIKER FRERS, MARÍA ELSA UZAL
ANTE MÍ: JORGE ARIEL CARDAMA

Juz 18 Sec 36 -Sala A - n° 50961/06

“Boeing S.A s/ incidente de apelación por la fallida (F.G n° 96130)

Excma. Cámara:

1. En las presentes actuaciones,-según constancia de fs. 44/45-se ha rechazado el recurso de revocatoria interpuesto en los términos del art. 95 L.C. respecto del decreto de quiebra. El fundamento de tal rechazo consistió en la falta de cumplimiento de los requisitos exigidos por la normativa citada, en tanto no se hubo desvirtuado el estado de cesación de pagos de la fallida.-

2. Dicha decisión, ha sido apelada por el fallido, quien expresó agravios según constancia de fs. 47/54

3. Estimo que debe tenerse en cuenta al respecto que resulta clara la norma del art. 95 en la medida que el recurso de reposición sólo puede fundarse en la inexistencia de los presupuestos substanciales para la formación del concurso, el que, a la postre, resulta ser la inexistencia del estado de insolvencia.-
Por lo demás, el art. 96 L.C. dispone que para la procedencia del recurso contemplado por dicha normativa, debe depositarse en pago o a embargo el importe de los créditos con los que se acreditó la cesación de pagos y sus accesorios A lo que se suma que debe depositarse el importe de los pedidos de quiebra en trámite, al tiempo que se supedita la ejecución de la resolución al depósito por el deudor de la suma correspondiente a los gastos causídicos.-
Así, el recurso intentado, para que resulte viable, debe destruir uno de los presupuestos de la quiebra: el estado de cesación de pagos (véase Cámara, Héctor “El Concurso Preventivo y la Quiebra” Bs. As., Ed, Depalma 1986, Vol. III p. 1857 y sgtes.).-
Considero que ello no ha sido logrado en el supuesto de marras, pues la sola existencia de un acuerdo con alguno de los acreedores que solicitaron la quiebra no demuestra que el fallido se encuentre in bonis. Destácase asimismo que, del informe de fs. 64/66 extendido por la Sra. Secretaria del Juzgado donde tramita el proceso de falencia, surge la existencia de cuatro pedidos de quiebra en trámite respecto de los cuales no se han presentado las conformidades para el levantamiento de la quiebra.-
Como consecuencia de lo expuesto, no habiéndose desvirtuado la existencia del estado de cesación de pagos que motivó el decreto de esta quiebra, estimo que debe rechazarse el recurso de apelación interpuesto.-

Buenos Aires, 30 de noviembre de 2006.//-

Fdo.: ALEJANDRA GILS CARBÓ, FISCAL GENERAL