Sodinel SA s/quiebra s/incidente de verificación (promovido por Sambade, Alfredo)

Buenos Aires, 8 de febrero de 2007

Y VISTOS:

1. Apeló el incidentista la resolución dictada en fojas 89/90 por la que se desestimó la pretensión incoada en fojas 73 tendiente a obtener el cobro del pago de las astreintes fijadas en la sentencia dictada en los autos “Sambade, Alfredo c/Sodinel SA s/despido” para el caso de que la concursada no cumpliera con la entrega de los correspondientes certificados de trabajo y aportes previsionales en los términos del artículo 80, ley de contrato de trabajo.

Los fundamentos fueron expuestos en fojas 96/97 y respondidos en fojas 108/111.

2. El señor juez de grado estimó que la petición introducida por el acreedor se mostraba contradictoria con la posición asumida por aquél al promover la demanda de verificación donde este rubro no fue incluido, por lo que cabía tener por precluida la oportunidad para instar el reclamo, atento el tiempo transcurrido desde el dictado de la sentencia verificatoria. Estimó también que, encontrándose la obligada en quiebra, no correspondía imponerle la obligación en cuestión, la que quedó a cargo de la Sindicatura y fue efectivizada conforme constancia de fojas 53/55.

3. El recurrente se quejó de la decisión adoptada en la anterior instancia con base en que: i) erró el juez la naturaleza jurídica de las astreintes fijadas en sede laboral, por cuanto no se trata de un crédito derivado de la relación laboral sujeto al procedimiento verificatorio impuesto por el artículo 32, ley de concursos, sino de una sanción conminatoria de carácter procesal tendiente a hacer cesar la renuencia del empleador; ii) no formó parte de la sentencia verificatoria por tener causa posconcursal y revestir el carácter de gastos de conservación y justicia en los términos del artículo 240, ley de concursos, circunstancia que determina que no haya precluido la oportunidad para obtener su satisfacción.

4. Más allá del carácter “sancionatorio” o “punitivo” de las astreintes, esta sola circunstancia en modo alguno releva al acreedor de la carga de instar su verificación en los términos del artículo 32, ley de concursos, a efectos de obtener su cobro (conf. este Tribunal - Sala D - 18/9/1997 - “Sanatorio Segurola SRL s/conc. prev. s/inc. de verificación por Guzzo”).

Nótese que la preferencia establecida por el artículo 240, ley de concursos está ciertamente referida a los endeudamientos posteriores al decreto de quiebra causados en la conservación y administración de los bienes del concurso, en la inteligencia de que ellos redundan en beneficio común de los acreedores concurrentes al trámite universal, al hacer posible la marcha del juicio y, por ende, posibilitar a éstos el cobro de sus acreencias. Así conceptuada la télesis de la norma invocada por el recurrente, es claro que el crédito derivado de las astreintes fijadas por el juez laboral a efectos de procurar el cumplimiento de la obligación del empleador de poner a disposición del dependiente los respectivos certificados de trabajo en los términos del artículo 80, ley de contrato de trabajo no encuadra en sus términos y, por lo tanto, su régimen no le resulta aplicable.

5. Por otro lado, tampoco es dable soslayar que el artículo 286, ley de concursos establece que todas las cuestiones incidentales cuyas causas existieran simultáneamente y sean conocidas por quien los promueve deben ser planteadas conjuntamente, debiendo desestimarse las que se entablen con posterioridad.

Visto que la carga de entregar la documentación laboral formó parte de la condena establecida en el pronunciamiento que sirvió de fundamento a este incidente de verificación, en el que también se cursó la intimación y se fijaron las astreintes en la suma de $ 50 por cada día de retardo en su cumplimiento (ver fs. 1/2), surge palmario que dicha obligación de hacer debió ser incluida en la demanda verificatoria, puesto que era esta vía la idónea para obtener su reconocimiento.

En consecuencia, el planteo de la cuestión encontrándose concluido este incidente a través del dictado de la sentencia que luce en fojas 48/49, la que a la fecha hizo cosa juzgada, se evidencia improcedente por haber precluido la oportunidad para su introducción, tal como lo señaló el a quo en el decreto recurrido.

6. Por estas consideraciones, esta Sala

RESUELVE:

Desestimar el recurso interpuesto en fojas 93, con costas al incidentista (art. 69, CPCC).

Devuélvase a primera instancia encomendándose al señor juez a quo disponer la notificación de la presente resolución. La señora jueza de Cámara doctora Isabel Míguez no interviene en la presente resolución por encontrarse en uso de licencia (art. 109, RJN).

Alfredo A. Kölliker Frers - María E. Uzal