“Flow Technologies S.R.L.; s/concurso preventivo, s/ incidente de verificación por G.C.B.A” – CNCOM – SALA D – 16/02/2007 CONCURSOS. Verificación tardía. Improcedencia. Iniciación de ejecución fiscal ante los tribunales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Fuero de atracción. Prescripción. Art. 56 Ley 24522

“El incidentista, no obstante conocer la presentación concursal de la deudora (11.12.98) y la homologación del acuerdo alcanzado con sus acreedores (8.3.00), reclamó el reconocimiento y cobro de su crédito en un proceso de ejecución fiscal iniciado el 14.8.00 ante el Juzgado Contencioso Administrativo y Tributario N° 3 de esta ciudad autónoma.”

“Dispone la ley concursal que el pedido de verificación tardía debe ser deducido por incidente mientras tramite el concurso, o concluido éste por la acción individual que corresponda, dentro de los dos años de la presentación en convocatoria (LCQ 56, sexto párr.). Ello significa que el reclamo formulado luego de homologado el acuerdo (homologación que, en los términos de la LCQ 59, implica la conclusión del proceso), debe ser tramitado ante el mismo Juez del concurso, ya que la conclusión dispuesta no importa el cese del fuero de atracción (LCQ 21), por lo que la acción individual de la LCQ 56 será necesariamente de carácter concursal (en esa línea, F. Junyent Bas-C, Molina Sandoval, Ley de concursos y quiebras comentada., Buenos Aires, 2005, T. I, pág. 348, apartado VI).”

“Era carga legal del pretendiente incoar su reclamo ante el juzgado 11 del fuero, y no ante la justicia de la ciudad autónoma. La inobservancia de ello obsta a la admisión del presente, ya que desde la presentación en concurso (11.12.98) hasta su inicio (18.9.03), transcurrió holgadamente el plazo de dos años previsto por la LCQ 56.”

Buenos Aires, 16 de febrero de 2007.//-

1. Apeló la concursada la decisión de fs. 105/106 que rechazó la prescripción opuesta en fs 48, apartado III (LCQ 56)).-
Los fundamentos del recurso lucen expuestos en fs. 112/113 y respondidos en fs. 116/118 y 123.-

2. Resulta incontrovertido que el incidentista, no obstante conocer la presentación concursal de la deudora (11.12.98) y la homologación del acuerdo alcanzado con sus acreedores (8.3.00), reclamó el reconocimiento y cobro de su crédito en un proceso de ejecución fiscal iniciado el 14.8.00 ante el Juzgado Contencioso Administrativo y Tributario N° 3 de esta ciudad autónoma.-
Así surge de la lectura de fs. 5/8 del expte. 93.219/2003, que la Sala tiene en vista.-
Tras ciertas contingencias acaecidas en aquella sede, que insumieron poco menos de tres años y donde ni siquiera se llegó a dar intervención a la concursada, el magistrado actuante resolvió declararse incompetente y remitir la causa al juzgado del concurso para su ulterior tramitación (fs. 32).-
En orden a ello, el 18.9.03 fue interpuesto el reclamo por esta vía incidental (fs. 11 vta.).-

3. Dispone la ley concursal que el pedido de verificación tardía debe ser deducido por incidente mientras tramite el concurso, o concluido éste por la acción individual que corresponda, dentro de los dos años de la presentación en convocatoria (LCQ 56, sexto párr.).-
Ello significa que el reclamo formulado luego de homologado el acuerdo (homologación que, en los términos de la LCQ 59, implica la conclusión del proceso), debe ser tramitado ante el mismo Juez del concurso, ya que la conclusión dispuesta no () importa el cese del fuero de atracción (LCQ 21), por lo que la acción individual de la LCQ 56 será necesariamente de carácter concursal (en esa línea, F. Junyent Bas-C, Molina Sandoval, Ley de concursos y quiebras comentada., Buenos Aires, 2005, T. I, pág. 348, apartado VI).-
La atracción universal es el medio procesal para hacer efectivo el principio de la universalidad que caracteriza a los concursos. Tanto la concursalidad como la universalidad son efectos propios del instituto y no solo del proceso. En este sentido, se ha sostenido que lo que concluye es el proceso concursal y no el estado concursal, que continúa hasta el cumplimiento del acuerdo o la declaración de quiebra por nulidad o incumplimiento del mismo (J. Lorente, Ley de concursos y quiebras, Buenos Aires, 2000, T. 1, págs. ,598/599;; P. Heredia, Tratado exegético de derecho concursal, Buenos Aires, 2000, T. 2, pág. 271 y nota 99).-
En mérito a lo anterior surge claro que era carga legal del pretendiente incoar su reclamo ante el juzgado 11 del fuero, y no ante la justicia de la ciudad autónoma.-
La inobservancia de ello obsta a la admisión del presente, ya que desde la presentación en concurso (11.12.98) hasta su inicio (18.9.03), transcurrió holgadamente el plazo de dos años previsto por la LCQ 56.-
No resulta óbice la labor desplegada en sede contravencional, pues ante el comprobado conocimiento de la situación concursal de la deudora, y el consecuente deber legal que ello impuso, el otorgar virtualidad interruptiva a lo allí actuado (durante casi tres años -recuérdese- y sin conocimiento ni intervención alguna de la concursada) implicaría echar por tierra los principios que motivaron el dictado de la norma, que se encuentran fundamentalmente orientados a brindar certeza sobre la conformación del pasivo, a favorecer la obtención de crédito por parte del deudor, a facilitar su inserción o reinserción en el mercado, etc.-
Por esa razón corresponderá revocar el pronunciamiento apelado, distribuyendo las costas de ambas instancias por su orden, pues las particularidades que exhibió la cuestión así lo ameritan.-

3. Por ello se RESUELVE:

(a) Admitir el recurso interpuesto, revocar la sentencia de grado y declarar prescripta la acción promovida en fs. 5/8.-
(b) Distribuir las costas de ambas instancias en el orden causado.-
Devuélvase sin más trámite, confiándose al magistrado de primera instancia proveer las diligencias ulteriores (cpr 36: 1°) y las notificaciones pertinentes.//-

Fdo.: Gerardo G. Vassallo - Juan José Dieuzeide - Pablo D. Heredia