Ejecutabilidad del inmueble. Fuero de atracción de acciones por deudas por alimentos a cargo del fallido    

“C. W., F. A. c/S., A. M., s/I. F.” - CNCIV - Sala E - 28/05/2007

“Pese a que se han esbozado en doctrina y jurisprudencia variadas teorías en punto a la incorporación a la masa del proceso universal del producido de la ejecución forzada de un inmueble constituido como bien de familia, se ha sostenido, con criterio que se comparte, que subastado el inmueble, si bien desaparece la protección del citado régimen, sólo pueden cobrarse de su producido aquellos acreedores respecto de los cuales era inoponible la mencionada inscripción”.-

“La quiebra no tiene derecho alguno sobre la suma que se destine a los alimentos (art. 108, inc. 2 y 7 ya citados y art. 374 del Código Civil) y el juicio impetrado para su cobro no se halla alcanzado por el fuero de atracción (atr. 132 de la ley 2452)”.-

“Si bien las deudas por alimentos no pueden ser ejecutadas sobre el bien de familia en sí mismo, pues la ley 14394 no las exceptúa del principio de inejecutabilidad, lo que en abstracto no parece inequitativo, lo cierto es que en los casos de notoria injusticia la cuestión debe solucionarse por vía de la desafectación por causa grave prevista en el art. 49 inc. e) del ordenamiento legal citado”.-

 

Buenos Aires, mayo veintiocho de 2007.//-

Y VISTOS: CONSIDERANDO:

I.- Contra la resolución de fs. 1681/1688, que rechazó la pretensión del envío de los fondos habidos en autos - salvo el remanente - a la quiebra del demandado y la suspensión de la presente ejecución, se alzan el síndico de la quiebra, por las quejas que vierte en su escrito de fs. 1705/1708, que fuera contestado a fs. 1725/1746, y el demandado, quien expresó sus agravios en la presentación de fs. 1718/1722, que fuera respondida a fs. 1756/1758.-

II.- Es preciso señalar que el art. 38 de la ley 14.394 dispone que el “bien de familia” no será susceptible de ejecución o embargo por deudas posteriores a su inscripción como tal, ni aún en caso de concurso o quiebra, con excepción de las obligaciones provenientes de impuestos o tasas que graven directamente el inmueble, gravámenes constituidos con arreglo a lo dispuesto en el art. 37 o créditos por construcción o mejoras introducidas en la finca.-

En este sentido, si el art. 108 de la ley 24.522 establece que quedan excluidos del desapoderamiento previsto en el art. 107 de dicha normativa los bienes inembargables (inc. 2°)) y los demás bienes excluidos por otras leyes (inc. 7°), no () puede sino concluirse que el inmueble afectado al mentado régimen no forma parte de la garantía colectiva de los acreedores, salvo que alguno de los créditos que se verifiquen sea anterior a dicha constitución.-

Ahora bien, establecido ello, debe señalarse que en la resolución de fs. 504/506, que se encuentra firme, esta Sala ha resuelto declarar inoponible, sólo a los fines de esta ejecución, la afectación del régimen de bien de familia que revestía el inmueble embargado (R. 396.562 del 15-6-04) con fundamento en que si bien las deudas por alimentos no pueden ser ejecutadas sobre el bien de familia en sí mismo pues la ley 14.394 no las exceptúa del principio de inejecutabilidad, lo que “en abstracto” no parece inequitativo, lo cierto es que los casos de notoria injusticia la cuestión debe solucionarse por vía de la desafectación “por causa grave” prevista en el art. 49 inc. e) el ordenamiento legal citado.-

No ha de perderse de vista que el inmueble ejecutado en autos fue afectado al régimen de la ley 14.394 en el año 1971 (ver fotocopias certificadas del título de propiedad de fs. 349/358 y testimonio inscripto de 297/298).-

Es decir que, salvo que existan acreedores anteriores a dicha fecha -lo cual ni siquiera han argumentado los recurrentes-, la única que podía ejecutar el inmueble, y así lo hizo, es la actora a quien le es irrelevante la afectación al citado régimen.-

Sin embargo, pese a que se han esbozado en doctrina y jurisprudencia variadas teorías en punto a la incorporación a la masa del proceso universal del producido de la ejecución forzada de un inmueble constituido como “bien de familia”, se ha sostenido, con criterio que se comparte, que subastado el inmueble, si bien desaparece la protección del citado régimen, sólo pueden cobrarse de su producido de su producido aquellos acreedores respecto de los cuales era inoponible la mencionada inscripción (conf. Kemelmajer de Carlucci, Aída, “Protección Jurídica de la vivienda familiar”, Hammurabi, 1995, pág. 139;; Bossert, Gustavo, en Belluscio-Zannoni, “Código Civil y leyes complementarias…”, Astrea, 1986, t° 6, pág. 315 a 317, puntos 16 y 17; Gustavino, Elias P., “La quiebra y el bien de familia”, Revista de derecho privado y comunitario, Rubinzal-Culzoni, t° 12, págs. 141 a 153, y sus citas; Areán, Beatriz, “Bien de familia”, Hammurabi, 2001, pág. 381 a 383, punto 445 y sus citas; Truffat, Edgardo Daniel, “El bien de familia y la quiebra. Brevísima reseña sobre diversas posturas doctrinarias y, también, alguna opinión personal” en E.D. 155-117; Medina de Flores, Graciela, “El bien de familia y la quiebra”, en J.A. 1987-IV, 129 y sus citas; García de Ghilino, Silvia - Ocampo, Carlos, “El bien de familia y la quiebra”, Revista de Derecho de Familia, Lexis Nexis, N° 29, 2004, págs. 45 a 50; Casadio Martínez, Claudio Alfredo, “Bien de familia en la quiebra: facultades del síndico en la interpretación de la C.S.J.N.”, revista LL del 22-05-07, pág. 6, fallos citados en cita n° 20), más allá del envío de la suma remanente dispuesta por la Sra. juez de grado, que no fuera materia del recurso ahora interpuesto.-

Por lo demás, si se aprecia que la quiebra no tiene derecho alguno sobre la suma que se destine a los alimentos (art. 108, inc. 2° y 7° ya citados y art. 374 del Código Civil) y el juicio impetrado para su cobro no se halla alcanzado por el fuero de atracción (art. 132 de la ley 24.522), ello indica claramente que debe continuar (conf. CNCom., Sala A, del 9-8-02, LL 2003-A-265, dictamen de la Sra. Fiscal de Cámara y nota al fallo: Fargosi, Horacio P., “Régimen concursal - Derecho de Familia”, en pág. 266; en igual sentido, Guastavino, Elias P., “Los procesos fundados en relaciones familiares ante la falencia de los demandados”, J.A. Doctrina 1974, págs. 784 a 792, puntos VIII y IX; Cámara, Héctor, “El concurso preventivo y la quiebra”, Depalma, 1982, t° I, pág. 503;; CNCivil, Trib. Superintendencia, del 25-2-99, in re “M. De L., I. c/ L., E.A. s/ divorcio 67 bis, ED 188-586).-

Por estas consideraciones, SE RESUELVE: Confirmar, en lo que fuera materia de agravios, la resolución de fs. 1681/1688. Las costas de Alzada se imponen a los vencidos (art. 69 del Código Procesal). Notifíquese y devuélvase.//-

FDO: Fernando M. Racimo - Mario P. Calatayud - Juan Carlos G. Dupuis