Strict Standards: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, non-static method runPHP::EvalContent() should not be called statically in /home/sindicatura/blogdesindicatura.com.ar/weblog/wp-includes/functions.php on line 1252

Falzarano Domingo Fausto s/quiebra” – CNCOM – SALA C – 12/12/2006

CONCURSOS Y QUIEBRAS. Rehabilitación. Efectos. Salarios. Embargo. Revocatoria de medida cautelar. Devolución de los fondos. Procedencia

“Procede la devolución de los fondos embargados, atento la revocatoria dispuesta por V.E. de la medida cautelar dictada en autos. Habiendo sido ésta dejada sin efectos, mal pueden mantenerse dichos efectos en relación a los fondos embargados con anterioridad al pronunciamiento de V.E. debiendo ser colocado el recurrente en la misma situación en la que se encontraba al momento de la traba del embargo. Máxime, considerando que dicha cautelar fue dispuesta respecto del salario percibido por el fallido como consecuencia del ejercicio de las actividades admitidas por el art. 104 de la Ley Nº 24.522.” (Del dictamen de la Sra. Fiscal General)

Expte. 18399.01 - “Falzarano Domingo Fausto s/quiebra” – CNCOM – SALA C – 12/12/2006

Buenos Aires, 12 de diciembre de 2006.//-

Y Vistos:

Por los fundamentos y conclusiones del dictamen precedente, que se dan por reproducidos por razones de brevedad, revócase la resolución de fs. 445/6 en lo que fue objeto de agravios. Costas de alzada por su orden ateniendo a la postura aquiesciente de la sindicatura.-
Notifíquese por Ujiería y a la Sra. Fiscal General en su despacho;; fecho, devuélvase.-

El Dr. Juan Manuel Ojea Quintana actúa conforme lo dispuesto en la Resolución Nº 542/06 del Consejo de la Magistratura y Acuerdo del 15/11/06 de esta Cámara de Apelaciones.-

FDO.: J.L. Monti. B. Caviglione Fraga. J. M. Ojea Quintana. Ante mi: Jorge A. Juárez

Juz.. 26 - Sec. 51 - Sala C - Nº 2.492/05

“Falzarano, Domingo Fausto s/ Quiebra” (F.G. Nº91.687))

Excma. Cámara:

1. A fs. 445/446 la a quo dispuso el levantamiento del embargo ordenado a fs. 408 y rechazó, en cambio, el pedido de reintegro de los fondos ingresados como consecuencia de la aplicación de la mencionada medida cautelar. Asimismo, dejó sin efecto la inhabilitación que pesaba sobre el fallido.-
Este último apeló dicha medida a fs. 448 y expresó los respectivos agravios a fs. 450.-
En oportunidad de presentar su memorial recordó que la resolución que dispuso el embargo sobre sus salarios había sido revocada por V.E. El reintegro de los fondos obtenidos por dicha vía, a su entender, resultaría consecuencia lógica de dicha revocación.-
Calificó la decisión de la magistrada como contrario a derecho y a la sana lógica, considerando que los fondos en cuestión habían sido embragados con posterioridad al cumplimiento de los recaudos normativos exigidos para su rehabilitación de pleno derecho.-
Destacó también que no se trataba de bienes ingresados a la quiebra hasta dicha rehabilitación, como interpretó la sentenciante, sino que habían sido ingresados con posterioridad, ya que la rehabilitación se produce de pleno derecho por el mero transcurso del tiempo, con las únicas excepciones que el ordenamiento procesal prevé. En el caso de autos, la inhabilitación abría cesado de pleno derecho una vez transcurrido un año desde la fecha del decreto de quiebra, habiendo sido la cautelar dictada con mucha posterioridad.-
Continuó señalando que, revocada la medida cautelar, la devolución de los fondos erróneamente embargados resultaba una consecuencia lógica y natural.-

2. Ya en oportunidad del tratamiento del recurso de apelación interpuesto respecto de la resolución que dispuso la cautelar, emití opinión, la que obra a fs. 429/430.-
En lo pertinente, señalé que “… 4. Ha sostenido esta Fiscalía General que ‘el artículo 104 de la Ley Nº 24.522 dispone que el fallido puede desempeñar, entre otras cosas, tareas profesionales o en relación de dependencia… La norma citada hace remisión, también, a lo dispuesto por los arts. 107 y 08 inc. 2do., en lo relativo al desapoderamiento de sus bienes’ (autos ‘Bursztyn, Jorge Leonardo s/ Quiebra’, dictamen nº 89.724, del 31.5.02, con fallo de la Sala B, del 25.6.02, que remitió a sus fundamentos).-
Expresé, en la misma oportunidad, que ‘es obvio que los sueldos o remuneraciones o ingresos obtenidos mediante la ejecución de las tareas autorizadas en dicha norma no () pueden quedar sujetas a la libre disponibilidad del deudor. El desapoderamiento lleva como consecuencia que todos los bienes que ingresan a su patrimonio, mientras no se levante la inhabilitación, quedan sometidos a los efectos del juicio de quiebra’ (conf. Quintana Ferreyra, ‘Concursos’, T. II, pág. 241, 1986);; (en igual sentido autos ‘Forster, Néstor Luis s/ Quiebra, dictamen nº 79.464 con fallo de la Sala E, del 21.9.98 que remitió a sus fundamentos).-
El criterio expuesto conduciría a postular la confirmación de lo resuelto por la magistrada, si no fuera porque existe una circunstancia que constituye obstáculo para el mantenimiento de la medida, esto es, que la quiebra fue decretada el 4.10.01. Así, el art. 236 L.C. establece que la inhabilitación del fallido cesa de pleno derecho al año de la sentencia de falencia y se prorroga o retoma su vigencia si el deudor es sometido a proceso penal, supuesto en el cual dura hasta el dictado del sobreseimiento o absolución. Si mediare condena, prosigue hasta el cumplimiento de la accesoria de inhabilitación que imponga el juez penal.-
Desde esta perspectiva, la inhabilitación del fallido habría cesado el 4.10.02 y, según el certificado de fs. 400, el deudor no ha sido sometido a ningún proceso penal. Tampoco debe perderse de vista que el deudor cumplió con el pago de los gastos derivados del proceso falencial (v. fs. 328/329, 338, 367, 386), lo que obsta a la clausura del procedimiento por falta de activo, conforme lo prevén los arts. 232 y 233 de la Ley de Quiebras…”

3. Siendo mi opinión la precedentemente transcripta y en relación a la cuestión sometida actualmente a consideración, debo decir que elementales principios de razonabilidad y congruencia llevan a concederle razón al apelante.-
Ello así, dado que la doctrina reconoce la sentencia sometida a recurso como un acto sometido a la condición legal suspensiva de que no llegue a pronunciarse una nueva sentencia. Revocado el pronunciamiento recurrido, es decir, cumplida la condición, dicha resolución queda sin efectos, con consecuencias retroactivas.-
La única conclusión razonable, entonces, consiste en la procedencia de la devolución de los fondos embargados, atento la revocatoria dispuesta por V.E. de la medida cautelar dictada en autos. Habiendo sido ésta dejada sin efectos, mal pueden mantenerse dichos efectos en relación a los fondos embargados con anterioridad al pronunciamiento de V.E. debiendo ser colocado el recurrente en la misma situación en la que se encontraba al momento de la traba del embargo. Máxime, considerando que dicha cautelar fue dispuesta respecto del salario percibido por el fallido como consecuencia del ejercicio de las actividades admitidas por el art. 104 de la Ley Nº 24.522.-

4. Por los fundamentos expuestos, opino que V.E. debe modificar el pronunciamiento recurrido, con los alcances y limitaciones indicados precedentemente.-

Buenos Aires, noviembre 27 de 2006.//-

FDO.: ALEJANDRA GILS CARBO, FISCAL GENERAL