CONCURSOS Y QUIEBRAS. Incidente de revisión. Fianza otorgada por una sociedad a través de su administrador. Actos de los administradores notoriamente extraños al objeto social.

“El art. 58 de la ley 19550 dispone que el administrador o el representante que de acuerdo con el contrato o por disposición de la ley tenga la representación de la sociedad, obliga a ésta por todos los actos que no sean notoriamente extraños al objeto social. Así, el mentado artículo establece una norma de imputación a la sociedad de los actos cumplidos por sus órganos competentes, disponiendo como punto de inflexión, los actos notoriamente extraños al objeto social”

“No obstante, en la realidad de los hechos puede observarse que, en algunas sociedades, los administradores pueden hacer prevalecer la conveniencia de afectar la mayor parte del patrimonio social a operaciones totalmente ajenas a las de su objeto social, salvaguardando así la rentabilidad de la empresa en coyunturas económicas de receso, para preservar los intereses de los accionistas, la seguridad de los acreedores y en fin, la conservación de la empresa”.-

“La acreencia invocada por la revisionista se basa en la fianza otorgada por la fallida, donde se constituyó en fiadora solidaria, lisa y llana y principal pagadora de cualquier obligación que su afianzado (…) tuviera a esa fecha o contrajera en el futuro”.-

“La sociedad fallida garantizó una deuda personal de su gerente, tal como este último lo ha reconocido al prestar declaración en autos. De tal forma, cabe afirmar que la obligación asumida por la fiadora ha sido concedida sin contraprestación, por lo tanto, tal extremo constituye una obstáculo insalvable para el funcionamiento de la presunción legal de onerosidad que surge de ser la fianza accesoria de un negocio mercantil”.-

“Se está en presencia de una fianza gratuita que representa un acto exorbitante al objeto social, pues carece de fin societario en tanto no contribuye ni directa ni indirectamente a la obtención de beneficios económicos para la sociedad”.-