‘Fideicomiso Sumar - Banco Roela SA Fiduciario c/ Manzanelli Francisco Manuel - Presentación Múltiple - Ejecutivos Particulares Recurso de Apelación’ Exp. Nº 739459/36 - CÁMARA OCTAVA DE APELACIONES EN LO CIVIL Y COMERCIAL DE CÓRDOBA - 05/02/2008

SENTENCIA NUMERO:
En la Ciudad de Córdoba, a cinco días del mes de Febrero de dos mil ocho se reunió la Excma. Cámara Octava de Apelaciones en lo Civil y Comercial integrada por los Sres. Vocales Doctores Jose Manuel Diaz Reyna, Graciela Junyent Bas y Hector Hugo Liendo con la asistencia del actuario Dr. José Antonio Sartori, con el objeto de dictar sentencia en los autos FIDEICOMISO SUMA - BANCO ROELA S.A. FIDUCIARIO C/ MANZANELLI FRANCISCO MANUEL - PRESENTACION MULTIPLE - EJECUTIVOS PARTICULARES - RECURSO DE APELACION - EXP. Nº 739459/36 con motivo del recurso de apelación interpuesto en contra del fallo de la Sra. Juez de Primera Instancia y Décimo Segunda Nominación Civil y Comercial por el que resolvía: Sentencia Número Cincuenta y seis. Córdoba, dieciséis de Marzo de dos mil seis. I)) Ordenar llevar adelante la ejecución en contra del demandado Sr. Francisco Manuel Manzanelli, M.I. Nº 10.446.636, hasta el completo pago de la suma reclamada de Pesos UN MIL DIECISIETE ($ 1.017,00), con más los intereses fijados en el considerando respectivo, el Impuesto al Valor Agregado sobre los mismos conforme la legislación vigente y el Coeficiente de Variación Salarial (C.V.S.) II) Imponer las costas del juicio al demandado vencido a cuyo fin regulo los honorarios del Dr. Fabián L. Buffa en la suma de pesos Trescientos ochenta y siete ($ 387), con más la suma de Pesos Ochenta y uno ($ 81) en concepto de I.V.A.. Protocolícese, hágase saber y dese copia.-
El tribunal se planteó las siguientes cuestiones a resolver:-
A la Primera Cuestión: ¿Es justa la Sentencia apelada?-
A la Segunda Cuestión: ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?-
De conformidad con el orden establecido por el sorteo para la emisión de los votos A LA PRIMERA CUESTIÓN PLANTEADA, EL SEÑOR VOCAL DOCTOR JOSE MANUEL DIAZ REYNA, DIJO: 1) Que se encuentra radicada la causa en esta Sede, con motivo de la concesión del recurso de apelación articulado por la parte actora (fs. 46), en contra de la Sentencia Número cincuenta y seis, de fecha dieciséis de marzo de dos mil seis (fs. 43//45), dictada por la Sra. Juez de Primera Instancia y 12° Nominación en lo Civil y Comercial, cuya parte resolutiva ha sido transcripta.//-
2) En la estación procesal correspondiente, el apelante expresa agravios, por intermedio de su apoderado, de los que se corre traslado a los apelados de conformidad a lo dispuesto por el art. 112 del C.P.C.C. atento encontrarse rebeldes, no evacuándolo, por lo que a pedido del actor se les da por decaído el derecho dejado de usar (fs. 61 vta.).-
Dictado y consentido el decreto de Autos queda la causa en estado de resolver.-
3) La sentencia contiene una relación fáctica que satisface las exigencias del art. 329 CPCC, por lo que a ella me remito por razones de brevedad.-
4) La parte actora dice que la agravia la violación del principio de congruencia. Dice que el judicante introduce en el fallo cuestiones que hacen al negocio causal y sus expresas convenciones, intentando cambiar las condiciones materiales de contratación del mutuo, cuya ejecución fue objeto de estas actuaciones. El a-quo se encontraba limitado al examen del titulo y sus formas, lo que fue satisfecho, además estaba limitado materialmente a las condiciones de contratación. Soslayó la expresa convención de las partes, otorgando un contenido diferente a las condiciones causales sustantivas de la relación subyacente. Ello sucede cuando se refiere a los intereses. El recurrente transcribe el párrafo al respecto del considerando VII. El judicante excede su marco jurisdiccional e ingresa en el tratamiento de cuestiones materiales, expresamente pactadas y consentidas, ajenas al examen formal que impone el progreso de la acción. El a-quo otorgó una cosa distinta a la demandada en lo que hace a los intereses reclamados adentrándose y modificando los términos litigiosos y la materialidad del negocio jurídico. Luego señala la pretensión ejercida donde reclamó intereses compensatorios pactados, intereses punitorios, Impuesto al Valor Agregado, Coeficiente de Variación Salarial, mecanismo alternativo de recomposición del valor de las prestaciones y costas. El demandado no () contestó la demanda. Así se delimitó la base fáctica del litigio.-
Se agravia porque el inferior, sin expresar fundamento alguno, ni recibiendo impugnación específica en tal sentido por parte de la contraria, actuó de oficio aplicando tasas de interés que contrarían lo expresamente pactado por las partes, sustituyendo la voluntad de los mismos en el proceso, al privarlos de la facultad de actuar, ser escuchados y expedirse sobre el particular, alterando la defensa en juicio de los sujetos procesales, y el principio de bilateralidad de audiencia de su mandante.-
La comunicación “A” 3507 del Banco Central de la República Argentina, de fecha 13-03-2002, y sus modificatorias vgr. Comunicación “A” 4103, dispone que las cuotas no abonadas a su vencimiento se les podrán aplicar los intereses compensatorios y/o punitorios en las condiciones que libremente se pactaron. Aún para el caso de cumplimiento, además de la aplicación de Coeficiente de Variación Salarial tal normativa dispone que los intereses compensatorios a aplicarse después del 30-09-2002 resultarán los pactados a la tasa máxima prevista por el B.C.R.A. según Comunicación “A” 7541 del B.C.R.A. aplicable por reenvío del punto 7.2. de la Comunicación “A” 4103. En el caso el juez declara de oficio, sin fundamentación, la no aplicación de tasas de interés convenidas, aplicando de oficio otras tasas.-
Los accionados estipularon expresamente en las cláusulas “B.2″y “B.5″ del instrumento base de la acción, las tasas específicas que regirían la operatoria. El agravio consiste en el apartamiento de oficio a lo establecido por el acuerdo de voluntades al que las partes se sometieron.-
Luego de una cita de un fallo de este tribunal dice que deberá revocare el decisorio atacada en la parte que hace a los intereses mandados pagar por el periodo comprendido entre el 01/10/2002 y el 31/03/2004, ya que se falla de forma diferente a los términos en que quedó trabada la litis.-
El segundo agravio esta dado por el perjuicio económico y financiero. La entidad financiera no podrá ser resarcida, si se condena al accionado a pagar un interés menor que aquel que el banco hubiera obtenido de haber recibido la devolución del préstamo en término y podido colocar nuevamente el capital en plazo, justificándose entonces la tasa de interés aplicada y su forma de aplicación, por el daño emergente sino por el lucro cesante, por la utilidad dejada de percibir al no poder aplicar ese dinero a la producción de renta y favorecer la expansión comercial de eventuales tomadores. En el caso de autos el deudor se vería favorecido abonando una cláusula penal menor a la que le hubiera correspondido efectivizar si hubiera obtenido un préstamo bancario para cancelar la obligación. La entidad bancaria debe captar dinero de particulares para destinarlo a otros préstamos. Los intereses compensatorios cubren no sólo el precio de uso del capital ajeno y el riesgo de insolvencia del deudor, sino además otros costos propios de la estructura operativa. Si se ordenara pagar el monto de la condena de autos, con los intereses de la forma dispuesta, se produciría un colapso en todo el sistema estatal, puesto que si las carteras morosas fueran de volumen considerable, seguramente concluirían con períodos de grandes pérdidas y restricción crediticia para el circuito económico financiero general, quebrándose la seguridad jurídica de todo el sistema. El judicante deja de lado la naturaleza de los intereses a devengarse a partir de la mora, en tanto revisten el carácter de cláusula penal que encuentran su origen en la morosidad del deudor y procuran el resarcimiento del acreedor por el costo del uso del dinero en poder del deudor, y hacerlo desistir de su actitud incumplidora. El a-quo fijó la aplicación de tal cláusula penal, de una manera tan conveniente al deudor por el periodo cuestionado, que resultaría ilusorio que la misma tenga entidad suficiente para hacer cumplir los objetivos apuntados y tenidos en miras al contratar. Destaca que el deudor no demostró la irrazonabilidad de las tasas pactadas y su metodología de aplicación.-
5) El actor expresa dos agravios, referidos a la tasa de intereses que manda pagar la sentencia por el plazo en que se devenga el Coeficiente de Variación Salarial. Sostiene que el a-quo violó el principio de congruencia mandando pagar una tasa de interés distinta a la pedida, a la que resultaba de la traba de la litis. Se ha fijado de oficio una tasa de interés diferente a la pactada. Se agravia porque se deja de lado la voluntad de las partes. El segundo agravio estrechamente vinculado con el primero, es porque la modificación de la tasa de interés le ocasiona un perjuicio económico y financiero.-
Recalco que conforme se expresa claramente a fs. 57 vta. sólo se estan recurriendo los intereses establecidos para el periodo en el que rige el C.V.S. es decir entre el 01/10/2002 y el 31/03/2004, que el a-quo estableció en un seis por ciento anual, y que el recurrente pretende sean establecidos los pactados con la limitación que conforma el criterio de esta Cámara (así lo pide a fs. 58 vta.), es decir del treinta por ciento anual.-6) Asiste razón al recurrente en cuanto que el a-quo no ha dado mayores razones de los intereses que manda pagar en su sentencia, ya que se limita a citar el art. 656 del Código Civil, sin efectuar precisión alguna ni indicar porque dicha norma respalda tal morigeración en el caso concreto. No expresa las razones que la llevaron a reducir los intereses pactados en la forma que lo hace.-
7) En consecuencia y atento al recurso de apelación interpuesto corresponde que nos avoquemos a considerar si, como pretende el recurrente, durante el periodo por el que se calcula el Coeficiente de Variación Salarial (C.V.S.) deben aplicarse los intereses pactados con el tope del 30% que es criterio de este tribunal establecer como limite, y que el a-quo estableció para los periodos en que no rige el C.V.S.-
Creemos que no existe motivo alguno para que el interés pactado y morigerado durante el plazo en que se aplica el C.V.S. no sea el mismo que para el resto de los periodos en que se devengan intereses. En efecto la ley ha previsto que durante ese periodo se deben los intereses convenidos, es decir los mismos que durante los periodos en que no se devenga C.V.S.. O sea que si el interés es el mismo, en el caso será aquel en que fuera morigerado por la a-quo (30% anual) y que no fuera motivo del recurso, y no el seis por ciento anual que sin fundamento estableció el juez. -
Debemos tener en cuenta que el marco jurídico en que el a-quo encuadró la pesificación de la deuda originalmente en dólares estadounidenses, resulta adecuado y no ha sido objeto de agravios, por tanto conforme a la ley 25561, decreto 214/02, leyes 25713, 25796, 25820, se debe a pesificar a la paridad un dólar estadounidense un peso, a lo que debe adicionarse en el caso el Coeficiente de Variación Salarial, por el periodo comprendido entre el 1 de octubre de 2002 y el 31 de marzo de 2004 a partir de la cual no se aplicará ningún índice de actualización, periodo durante el cual se deben los intereses convenidos pero que no pueden superar el promedio de las tasas vigentes en el sistema financiero durante el año 2001, en cuyo caso se aplicará está última (art. 4 de la ley 25796), por tanto no corresponde la tasa de interés dispuesta por el a-quo para el periodo en que se calcula el C.V.S., porque la ley ya ha establecido que se deben los pactados (en el caso conforme la morigeración) y en atención a la particular situación que implica el agregado de un índice corrector especial (el C.V.S.), ha establecido un tope para los mismos, ante lo cual no hay razones para que el a-quo los morigere de manera distinta, además que ya la ley les ha impuesto un tope.-
8) En cuanto a los intereses anteriores al 1 de octubre de 2002, y los posteriores al 31 de marzo de dos mil cuatro deben aplicarse los establecidos por el a-quo morigerando los pactados, ya que no han sido motivo de recurso, por lo que quedan fuera de la competencia del tribunal (art. 332 del C.P.C.C.). No obstante cabe señalar que adhiero a la interpretación que considera que el interés hasta el primero de octubre de dos mil dos debe aplicarse sobre el capital pesificado sin la actualización del CVS, pero a partir de dicha fecha deberá calcularse sobre el capital actualizado por CVS, ya que a partir de allí corre el mismo, que tiene por fin compensar los efectos de la devaluación. (Estoy siguiendo la doctrina de Carlos Enrique Ribera en “Los intereses de las obligaciones ajustada por CER y CVS” en Suplemento Especial de la Revista Jurídica Argentina La Ley “Intereses” de Julio 2004 pag. 95/96).-
Reitero que durante el periodo que se aplica el C.V.S. la normativa aplicable ya establece que los intereses pactados (en el caso conforme la morigeración) se aplican mientras no superen el limite establecido en el art. 4 de la ley 25796, así corresponde establecerlo, haciéndose lugar al recurso de apelación.-
9) El segundo agravio referido al perjuicio económico financiero, deviene innecesario de ser tratado puesto que guarda vinculación con el agravio precedente que se acoge.-
10) En cuanto a las costas de la segunda instancia, puesto que el demandado no ha comparecido a juicio, ni se ha opuesto a los intereses ni a su aplicación, habiendo sido el motivo de apelación una cuestión introducida por el iudex de manera oficiosa. Asimismo, apelada la decisión el demandado no contestó los agravios, por lo que no hubo oposición a la apelación incoada. Por ello estimo que no habiendo el demandado dado motivo para la apelación en análisis, no habiéndose opuesto a la apelación y atento la diversidad de criterios existentes en el tema de intereses, corresponde que las costas de la Alzada sean impuestas por su orden.-
Por aplicación de lo dispuesto por el art. 25 de la ley 8226 no se regulan honorarios hasta tanto sea solicitado por el interesado.-
A LA PRIMERA CUESTION PLANTEADA, LA SEÑORA VOCAL DOCTORA GRACIELA JUNYENT BAS, DIJO: Adhiero a la solución propiciada por el Sr. Vocal preopinante, expidiéndome en igual sentido.-
A LA PRIMERA CUESTION PLANTEADA, EL SEÑOR VOCAL DOCTOR HECTOR HUGO LIENDO, DIJO: La cuestión debe resolverse conforme lo propicia el Dr. Diaz Reyna, expidiéndome en el mismo sentido.-
A LA SEGUNDA CUESTION PLANTEADA, EL SEÑOR VOCAL DOCTOR JOSE MANUEL DIAZ REYNA, DIJO: Corresponde acoger el recurso de apelación interpuesto por la parte actora, modificando la sentencia únicamente en cuanto a los intereses a abonar por el demandado, durante el periodo en que se calcula el C.V.S. que será igual que para los periódos anteriores y posteriores (treinta por ciento anual) con la salvedad que por el periodo durante el cual se adiciona el Coeficiente de Variación Salarial, se aplicará el tope establecido por el art. 4 de la ley 25796. Costas por su orden.-
ASÍ VOTO.-
A LA SEGUNDA CUESTION PLANTEADA, LA SEÑORA VOCAL DOCTORA GRACIELA JUNYENT BAS, DIJO: Adhiero a la solución propiciada por el Sr. Vocal preopinante, expidiéndome en igual sentido.-
A LA SEGUNDA CUESTION PLANTEADA, EL SEÑOR VOCAL DOCTOR HECTOR HUGO LIENDO, DIJO: La cuestión debe resolverse conforme lo propicia el Dr. Diaz Reyna, expidiéndome en el mismo sentido.-
Por lo expuesto;;; SE RESUELVE: Acoger el recurso de apelación interpuesto por la parte actora, modificando la sentencia únicamente en cuanto a los intereses a abonar por el demandado, durante el periodo en que se calcula el C.V.S. que será igual que para los periódos anteriores y posteriores (treinta por ciento anual) con la salvedad que por el periodo durante el cual se adiciona el Coeficiente de Variación Salarial, se aplicará el tope establecido por el art. 4 de la ley 25796. Costas por su orden. PROTOCOLICESE Y BAJEN.//-

Citar: elDial - AA495E