9.732/06 - “Sucesión de Stefani, Juan s/ quiebra s/ incidentes de escrituración (promovido por Bruschtein, Claudia Ines)” - CNCOM - SALA E - 12/08/2008

“Es doctrina uniforme, seguida también por la jurisprudencia, que la prescripción de la ejecutoria es decenal, en vista de la inexistencia de otro plazo específico. A igual conclusión arriban los juristas respecto de la obligación de escriturar, por aplicación del art. 4023 del Código Civil.” (Del dictamen de la Sra. Fiscal General, compartido por la CNCOM)

“Es cierto, como afirma el funcionario sindical, que durante el transcurso de diez años los incidentistas no ejercieron actividad alguna en orden a cancelar su deuda, tomada como requisito previo para la escrituración conforme la sentencia de fs. 150, pero no lo es menos, que tampoco la Sindicatura desarrolló actuación alguna intimándolos a saldar su obligación. Mientras tanto, los recurrentes mantuvieron la posesión del inmueble en cuestión en forma pública, pacífica e ininterrumpida, la que se extiende ya hace más de diez años.” (Del dictamen de la Sra. Fiscal General, compartido por la CNCOM)

“En vista de lo precedentemente expuesto, la obligación de pago resultante de la sentencia, tal como lo señalan los recurrentes, ha prescripto habiéndose convertido en una obligación natural, no exigible. No ocurre lo mismo, en cambio, respecto de la obligación de escriturar, cuya prescripción, tal como lo señalé anteriormente, se encuentra mantenida en suspenso hasta la actualidad por la posesión pacífica, continuada e ininterrumpida ejercida por los incidentistas.” (Del dictamen de la Sra. Fiscal General, compartido por la CNCOM)

“Por los fundamentos expuestos, opino que V.E debe revocar el pronunciamiento recurrido, declarando la prescripción de la obligación de pago puesta en cabeza de los incidentistas, ordenando la suscripción. de la pertinente escritura traslativa de dominio y declarando sin efecto la liquidación del bien en beneficio de la masa concursal.” (Del dictamen de la Sra. Fiscal General, compartido por la CNCOM)

Fallo en Extenso:

9.732/06 - ‘Sucesión de Stefani, Juan s/ quiebra s/ incidentes de escrituración (promovido por Bruschtein, Claudia Ines)’ - CNCOM - SALA E - 12/08/2008
Buenos Aires, agosto 12 de 2008.//-

Y VISTOS:

Por los fundamentos expuestos por la señora Representante del Ministerio Público ante esta Cámara en su dictamen de fs. 299/301, que esta Sala comparte y a los que se remite por razones de brevedad, cuadra decidir la cuestión según se propone.-
En consecuencia, se resuelve: admitir los agravios y revocar la decisión apelada, con costas de ambas instancias en el orden causado atento las particularidades de la cuestión y la forma que en se la resuelve.-
Notifíquese a la señora Representante del Ministerio Público en su despacho y, con su resultado, devuélvase, encomendándose a la jueza de la primera instancia proveer las diligencias ulteriores (CPr.: 36, 1)) y las notificaciones pertinentes.-
El doctor Ramírez no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia (R.J.N. art. 109).-

Fdo.: ANGEL O. SALA - MARTIN ARECHA
Sebastián Sánchez Cannavó, Secretario de Cámara

Juz. 1 - Sec. 2 - Sala E - N° 9.732/06
“Sucesión de Stefani, Juan A. s/ Quiebra s/ lncidente de escrituración promovido por Bruschtein, Claudia Inés y otro” (FG N° 92.608)

Excma. Cámara:
1.- Ante el planteo de prescripción formulado por los incidentistas a fs. 231/232 respecto de la obligación a su cargo de integrar el saldo de precio del inmueble, en virtud de haber transcurrido más de diez años desde el dictado de la sentencia que la impuso;; a fs. 240/243 la a quo declaró prescriptos todos los derechos causados en dicha sentencia, a saber, el de la Sindicatura a reclamar la integración del saldo del precio y el de los incidentistas a que el bien fuera escriturado a su nombre.-

Dispuso, además, que una vez firme el pronunciamiento, el síndico debía instar inmediatamente los medios necesarios para proceder a la liquidación del bien.-
2. Los incidentistas apelaron la decisión a fs. 244, expresando agravios a fs. 247/253.-
En su memorial sostuvieron que el decisorio recurrido afectaba el principio de congruencia, por cuanto sin haber mediado una expresa oposición de una defensa o excepción de prescripción por parte de la Sindicatura, la magistrada declaró la procedencia de dicho instituto respecto del derecho a escriturar, contraviniendo así la norma contenida en el art, 3964 del Código Civil, que establece que el juez no () puede suplir de oficio la prescripción.-
En ese orden de ideas, manifestaron que no podía tenerse como oposición de defensa o excepción la manifestación formulada por el funcionario concursal, en el último párrafo de! su presentación de fs. 238/239, en el sentido que en última instancia correspondería declarar también la prescripción del derecho de los incidentistas a requerir la escrituración del inmueble a su nombre. Ello, por entender que se trataba de una afirmación dogmática.-

Tal criterio se vería corroborado, conforme la opinión de los recurrente, por el hecho que la a quo no les confirió traslado de la presentación de la Sindicatura;; de lo cual infieren que no habría sido tenida como defensa u oposición de excepción.-
En virtud de lo expuesto, solicitaron la declaración de nulidad del pronunciamiento controvertido, fundando su pretensión en el art. 253 del C.P.C.C.N., que determina que el recurso de apelación comprende el de nulidad por defecto de la sentencia.-
Agregaron también que contaban con la posesión pacífica y continua del inmueble en cuestión, circunstancia que obraría como interruptiva del curso de la prescripción. Avalando dicha afirmación, citaron las pruebas que en tal sentido obran agregadas a estas actuaciones, poniendo de resalto la legitimidad del ejercicio de dicha posesión, en virtud de haber sido reconocido en autos de boleto de compra venta suscripto entre los recurrentes y el fallido, lo que pondría de manifiesto la buena fe de los primeros. La antedicha legitimidad de la posesión no habría sido cuestionada ni desconocida por la sindicatura, a estarse a los dichos de los incidentistas.-
Continuaron argumentando que la exigencia de la escrituración no llevaría a considerar la subsistencia de la obligación de pagar eL saldo del precio de venta del inmueble, basándose en el criterio que se trataría de obligaciones recíprocas, pero que ello no implicaría que cada una de ellas pudiera prescribir autónomamente, en virtud de resultar ambas de distinta naturaleza, plazo y curso cumplimiento.-
A su criterio, la posesión no sería el reconocimiento de la deuda existente con causa en el saldo, impago del precio de la compraventa, sino la afirmación del reconocimiento del derecho de los incidentistas por parte del vendedor, sin que este último hubiera ejercido acción alguna tendiente a la percepción de su crédito.-

Dicho reconocimiento, por su parte, no tendría como contrapartida la admisión de los recurrentes de su obligación de pago, ya que no serían indivisibles.-
Tampoco comparten el criterio de la magistrada según el cual se trataría de obligaciones condicionales, ya que ninguna de ellas se encontraría subordinada al acaecimiento de un acontecimiento incierto y futuro. La obligación de integrar el saldo del precio sólo había sido caracterizada en la sentencia como previa a Ia escrituración, sin que esta última quedara condicionada al cumplimiento de la primera.-
3. La Sindicatura contestó el traslado de los agravios a fs. 255/256.-
Reiteró conceptos vertidos en presentaciones anteriores, afirmando que la prescripción sólo resultaba procedente respecto de la petición de escrituración de los incidentistas, mas no de la exigibilidad del pago del saldo de precio.-
Agregó también que su intención había sido la de peticionar a la magistrada que, en caso que decidiera tener por prescripta la posibilidad de reclamar el pago del saldo del precio, aplicara igual criterio en relación al derecho de los incidentistas a requerir la escrituración del inmueble a su favor,. Por ello, la decisión de la a qua no habría sido tomada de oficio, sino que habría respondido al planteo de la Sindicatura, determinando la prescripción de todos los derechos nacidos de la sentencia.-
Por otra parte, la Sindicatura entendió que la posesión ejercida por los peticionantes interrumpió la prescripción del derecho hasta el momento en que los adquirentes iniciaron la incidencia de autos. Y una vez dictada la sentencia, no habría habido acto alguno tendiente a ejecutar dicho pronunciamiento, por lo que -respecto al derecho a escriturar por él autorizado- se habría producido su prescripción.-
Culminó adhiriéndose al planteo de la magistrada al sostener que la sentencia es una sola y, por ende, indivisible, por lo que en caso de configurarse la prescripción, dicho instituto extinguiría tanto el derecho a reclamar el pago del saldo de precio como a escriturar. Y los incidentistas no desarrollaron actividad alguna durante diez: años tendiente a saldar su deuda monetaria y obtener la consecuente escrituración.-
4. Es mi opinión que V.E. debe revocar el pronunciamiento recurrido. Ello, en virtud de los argumentos que seguidamente expondré.-
La sentencia dictada a fs. 150 en el incidente de autos ordenó el otorgamiento de la escritura traslativa de dominio ” … previa integración actualizada del saldo de precio desde el mes anterior a que debió haber sido abonada al mes anterior al efectivo pago … “. Ello, en virtud de resultar de’ las constancias de la causa la buena fe de los incidentistas, la autenticidad del boleto de compraventa, el destino de vivienda del bien y el pago en exceso del 25% del precio exigido por el art. 150 del ordenamiento concursal (actualmente 146).-
Dicho pronunciamiento, confirmado por V.E.,ha quedado firme.-
5. Es doctrina uniforme, seguida también por la jurisprudencia, que la prescripción de la ejecutoria es decenal, en vista de la inexistencia de otro plazo específico.-
A igual conclusión arriban los juristas respecto de la obligación de escriturar, por aplicación del art. 4023 del Código Civil.-

No obstante, entre ambas prescripciones media una diferencia fundamental para dilucidar el debate de autos: la prescripción de la acción de escriturar es interrumpida permanentemente por la posesión pacífica y continua que -como en el caso- ejerce el comprador, obtenida por la tradición que le hiciere el vendedor, pues ella importa un reconocimiento tácito y repetido por parte de éste de respetar el derecho de aquél (cfr. Art.,3989 del Código Civil). En tanto, no existen constancias interruptivas de la prescripción de la obligación de pago.-

6. Es cierto, como afirma el funcionario sindical, que durante el transcurso de diez años los incidentistas no ejercieron actividad alguna en orden a cancelar su deuda, tomada como requisito previo para la escrituración conforme la sentencia de fs. 150.-

Pero no lo es menos, que tampoco la Sindicatura desarrolló actuación alguna intimándolos a saldar su obligación.-
Mientras tanto, los recurrentes mantuvieron la posesión del inmueble en cuestión en forma pública, pacífica e ininterrumpida, la que se extiende ya hace más de diez años.-
7. En vista de lo precedentemente expuesto, la obligación de pago resultante de la sentencia, tal como lo señalan los recurrentes, ha prescripto habiéndose convertido en una obligación natural, no exigible.-

No ocurre lo mismo, en cambio, respecto de la obligación de escriturar, cuya prescripción, tal como lo señalé anteriormente, se encuentra mantenida en suspenso hasta la actualidad por la posesión pacífica, continuada e ininterrumpida ejercida por los incidentistas.-
No comparto el criterio de la a qua en el sentido de considerar indivisibles las obligaciones impuestas por su decisorio, ya que si bien los incidentistas debían abonar el saldo del precio y la Sindicatura escriturar a posteriori, el citado órgano concursal debió haber reclamado a los recurrentes el cumplimiento de la obligación a su cargo, en lugar de permitir la producción de la prescripción de dicha obligación por el transcurso del tiempo.-
Cabe recordar que el instituto de la prescripción liberatoria tiende a preservar el mantenimiento de la seguridad jurídica. El abandono prolongado de los derechos genera a su respecto incertidumbre, inestabilidad y falta de certeza. Por su parte, el mero transcurso del tiempo hace perder muchas veces las pruebas de las que podría valerse el deudor. La prescripción, en consecuencia, obliga a los titulares de los derechos a no ser negligentes en su ejercicio y define situaciones poco claras por transcurso de un tiempo razonable.-
Es más: uno de los principales fundamentos utilizados para incorporar dicha figura a los distintos ordenamientos jurídicos consiste en la presunción de que el deudor ha pagado o que la obligación se ha extinguido por cualquier otra causa, derivada de la improbabilidad de que el acreedor descuide por tanto tiempo el ejercicio de su acción si el derecho mismo no se ha extinguido, aunque no se conserve prueba de ello.-
Se trata en definitiva, de un castigo al acreedor negligente, favoreciendo a la parte deudora, más débil por definición, que opera independientemente de la buena o la mala fe del deudor (cfr. Art. 4017 del Código Civil).-

8. Por los fundamentos expuestos, opino que V.E debe revocar el pronunciamiento recurrido, declarando la prescripción de la obligación de pago puesta en cabeza de los incidentistas, ordenando la suscripción. de la pertinente escritura traslativa de dominio y declarando sin efecto la liquidación del bien en beneficio de la masa concursal.-
Buenos Aires, febrero 6 de 2007.//-

Fdo.: ALEJANDRA GILS CARBO, FISCAL GENERAL

Citar: elDial - AA4D53