LEVI HADID S.R.L. . S/CONC. PREV.”. CNCOM, SALA C, 23/05/2008

Tema: depósito judicial en dólares. Tasa de interés del 7%.

Fuente: laleyonline.

2ª Instancia. — Buenos Aires, mayo 23 de 2008.

 

Y Vistos:

 

I.- Apeló el Banco de la Ciudad de Buenos Aires la resolución de fs. 1156/1158. El memorial se agregó a fs. 1166/1170 y el síndico lo contestó a fs. 1179/1181. La sindicatura, de su lado, la apeló por la tasa de interés que allí se fijó. Los fundamentos del recurso corren a fs. 1172/1175 y no fueron respondidos. Señálase liminarmente que se dicta la presente sin previa vista a la Señora Fiscal General, habida cuenta su negativa a dictaminar (v. dictamen de fs. 1135).

 

II.- Se agravió el banco apelante de la decisión de la juez de grado en cuanto lo intimó a depositar en autos la suma correspondiente a los intereses devengados por el depósito oportunamente efectuado, en moneda extranjera en estas actuaciones. Sostuvo que la doctrina emanada del fallo de la Corte Suprema in re “EMM SRL c/ Tía S.A.” no establece la obligación de restituir los réditos, por lo que no es procedente la pretensión sobre el punto. Manifestó también que mal podría hablarse de intereses compensatorios en favor del depositante, por cuanto el banco no tuvo posibilidad material ni jurídica de usar esos hipotéticos dólares prestándolos a terceros.

 

III. Este tribunal ha juzgado en reiteradas ocasiones, que los depósitos judiciales no pueden considerarse alcanzados por la pesificación forzada que establece el artículo 2° del decreto 214/02, la ley 25.561, y todas las demás normas dictadas en su consecuencia, ya sean decretos del Poder Ejecutivo Nacional, resoluciones del Ministerio de Economía o comunicaciones del B.C.R.A (v. esta Sala, in re “Rovetta Miguel A. s/ conc. prev”, del 19.9.06).

Las mencionadas imposiciones no participan de las connotaciones propias de un depósito bancario común, pues no tienen como finalidad la inversión o el ahorro, sino el resguardo temporal de la intangibilidad del dinero de las causas para hacer factibles diferentes actos que se desarrollan durante el proceso judicial (Sala proveyente, 17.4.07, en “Homero Fonda y Cía S.A. s/ quiebra c/ Poder Ejecutivo Nacional s/ amparo”).

Así, no parece, como principio, que con los intereses admitidos en el pronunciamiento recurrido se ocasione agravio alguno a la institución, puesto que ello es una consecuencia lógica del hecho del depósito en el banco recurrente. Es que, conforme lo puso de resalto la CSJN en el fallo citado en el considerando II “no es razonable que quien ha disputado un bien en un pleito, se vea perjudicado por una decisión en la que no participó, por riesgos que no negoció, compartiendo una pérdida con un banco que no eligió. En cambio, es racional que una entidad bancaria, que acepta celebrar con el Poder Judicial un vínculo para la custodia de bienes sometidos a litigio, conociendo de antemano los riesgos que asume, deba soportarlos” (considerando 11, voto de la mayoría; citado en el expediente de esta Sala antes referido).

En síntesis, en razón del criterio sostenido por esta sala en casos similares, que resulta coincidente con lo decidido por el Alto Tribunal en el fallo “EMM S.R.L.”, corresponde desestimar la apelación.

Consecuentemente, a los fondos depositados a plazo fijo en el banco apelante cabe aplicarles los intereses a una tasa que el tribunal juzga adecuado establecer en un 7% anual (esta Sala, 12.11.07, en “Nuñez Juan Carlos c/ Magan Argentina S.A. s/ ejecutivo”).

 

IV.- En punto a la pretensión recursiva del síndico, se quejó porque consideró exigua la tasa de interés que fijó la jueza, quien remitió a la que abonaba la entidad bancaria durante el período discutido (v. fs. 1157/1158), cuadra su desestimación. Ello en razón de la opinión ya vertida por el tribunal en casos análogos, conforme se indica en el fallo indicado en el considerando anterior.

Las costas de Alzada se distribuyen en el orden causado, habida cuenta las dudas interpretativas que ofrece la particular situación jurisprudencial planteada en el litigio (art. 68 in fine del Código Procesal).

 

Por ello:

a) se desestima el recurso del banco y se confirma en lo que fue materia de apelación la resolución de fs. 1152/1156;

b) se desestima el recurso del síndico y se fija la tasa aquí señalada para el cálculo de los réditos y c) las costas de Alzada se distribuyen en el orden causado.

Notifíquese y devuélvase.

 

El Dr. Juan Manuel Ojea Quintana actúa conforme lo dispuesto en la Resolución N° 542/06 del Consejo de la Magistratura y Acuerdo del 15/11/06 de esta Cámara de Apelaciones.

 

Fdo José Luis Monti. — Bindo B. Caviglione Fraga. — Juan Manuel Ojea Quintana