“Celulosa Campana S.A. s/infracción ley penal tributaria” - CAMARA FEDERAL DE APELACIONES DE LA PLATA - 17/02/2009
“Es necesario establecer el alcance de la norma cuya aplicación se controvierte. El artículo 12, inc. b, de la ley de IVA establece en la parte pertinente: “… del impuesto determinado por aplicación de lo dispuesto en el artículo anterior los responsables restarán:.-
b) El gravamen que resulte de aplicar a los importes los descuentos, bonificaciones, quitas, devoluciones o rescisiones que, respecto de los precios netos, se otorguen en el período fiscal por las ventas, locaciones y prestaciones de servicios y obras gravadas, la alícuota a la que dichas operaciones hubieran estado sujetas, siempre que aquellos estén de acuerdo con las costumbres de plaza, se facturen y contabilicen…”.”

“Así, en toda operatoria comercial que origina hechos imponibles alcanzados por el IVA, se encuentran presentes los elementos esenciales, sobre los cuales se construye la base imponible: precio, costumbres de plaza y consentimiento. Además, debe existir una transacción económica, comprendida en el objeto del impuesto.”

“La naturaleza jurídica de la quita concursal, difiere de la quita contractual, ya que aquella, no surge del contrato que originó la transacción comercial, sino del propio proceso judicial. No depende de la negociación original, sino del plan de reorganización financiera propuesto por el deudor, a los acreedores con créditos verificados.”

“En este orden de ideas, cabe señalar que las quitas a las que alude el art. 12 de la ley de IVA, son las que se aplican respecto de los precios netos. Como consecuencia, las quitas referidas -comerciales-, no revisten la misma entidad que las quitas definidas por el art. 43 de la ley 24.522 de Concursos y Quiebras, pues éstas se refieren a los créditos quirografarios verificados y no a los precios netos de las operaciones gravadas (conf. Tribunal Fiscal de la Nación, Sala A, autos nº 25.944 I “Meluk Import SA s/ recurso de apelación- impuesto al valor agregado”, del 27 de junio de 2007).”

“Por lo tanto, debe concluirse que la gravabilidad de las quitas, es admisible en tanto son comerciales, y ello es así porque sólo se gravan las quitas operativas propias, como consecuencia de negociaciones que llevan a cabo las partes contratantes en el marco voluntario del libre consentimiento.”

“Por lo expuesto precedentemente, cabe concluir que cuando se trata de quitas generadas en la resolución judicial que homologa el acuerdo en el concurso preventivo, éstas no generan débito ni crédito fiscal alguno.”

“En este sentido, el ilícito tributario, tanto en su forma comisiva como en su modalidad omisiva, debe contener un ardid o engaño idóneo, real, significativo y oportuno dirigido a ocasionar el error inevitable en el fisco, por lo que a fin de verificar su concurrencia corresponde, en cada caso, evaluarlo de acuerdo a esas posibilidades del fisco, considerando la existencia del sistema autodeclarativo de tributos en nuestro régimen impositivo.”

“Consecuentemente, no encuentro en la conducta imputada algún despliegue adicional en la omisión en las declaraciones juradas de la accionada, del mayor débito fiscal derivado del efecto producido por la quita concursal obrada en el acuerdo preventivo homologado judicialmente, en tanto no esconde intencionalmente -ocultación maliciosa- y con ánimo evasivo datos o circunstancias que harían más onerosa la obligación tributaria.”

“Esto es así por cuanto dichas conductas fraudulentas no se han evidenciado en los presentes actuados, toda vez que de las constancias de la causa, y de la propia declaración testimonial prestada (…) representante de la Administración Federal de Ingresos Públicos (…), surge que el contribuyente prestó toda la colaboración necesaria con el organismo recaudador y, que el ajuste realizado se calculó en base a los registros contables del contribuyente, lo cual pone de manifiesto que no ha existido intención de ocultar su situación fiscal.”