CONCURSO. Conclusión. Efectos. CONTRATO DE LOCACION. Ineficacia. Subsistencia de inhibición general de bienes. Acto de disposición sujeto a la previa autorización judicial “Guillermo V. Cassano S.A. s/ quiebra (inc. de apel. CPR 250 por International Food Production S.A)” - CNCOM - 27/03/2009

“En relación con la conclusión del concurso y sus efectos respecto de las limitaciones previstas por los artículos 15 y 16 L.C.Q., cuadra señalar que la apelante omite una circunstancia fundamental en su elaboración argumental: la subsistencia de la inhibición general de bienes con respecto al bien locado. Así es dable considerarlo pues si bien es cierto que con la homologación del acuerdo debe disponerse su conclusión -no su cumplimiento-, y que ello implica el cese de las limitaciones de los artículos 15 y 16 L.C.Q, tal consecuencia legal se produce en la medida en que los actos realizados no involucren bienes sobre los cuales recaiga tal medida cautelar (cfr. doc. art. 59 L.C.Q.v. en ese sentido, Heredia, Tratado Exegético de Derecho Concursal, t.II, pág. 297/8 ed. 2005).”

“Es cierto que dicha inhibición restringe únicamente los actos de disposición del bien, entre los cuales, en situaciones ordinarias, no cabe incluir la locación, sin embargo, tal criterio no puede desligarse de las particulares circunstancias de cada caso, máxime tratándose de un contexto falencial.”

“En el caso, el contrato de locación se pactó por un período de cinco años renovable automáticamente -cuando comunmente la locación comercial se realiza por tres- , y al momento de contratar era el único bien inmueble de la hoy fallida, cuya imposibilidad de uso le impedía continuar con la consecución de su objeto social y la colocó en situación de eventual falencia. Es claro entonces que se trataba de un acto de disposición (conf. art. 1881, inc. 10°, Cód. Civil) y sujeto por tanto a la previa autorización judicial.”

CONTRATO DE LOCACION. Ineficacia. Subsistencia de inhibición general de bienes. Acto de disposición sujeto a la previa autorización judicial “Guillermo V. Cassano S.A. s/ quiebra (inc. de apel. CPR 250 por International Food Production S.A)” - CNCOM - 27/03/2009

“En relación con la conclusión del concurso y sus efectos respecto de las limitaciones previstas por los artículos 15 y 16 L.C.Q., cuadra señalar que la apelante omite una circunstancia fundamental en su elaboración argumental: la subsistencia de la inhibición general de bienes con respecto al bien locado. Así es dable considerarlo pues si bien es cierto que con la homologación del acuerdo debe disponerse su conclusión -no su cumplimiento-, y que ello implica el cese de las limitaciones de los artículos 15 y 16 L.C.Q, tal consecuencia legal se produce en la medida en que los actos realizados no involucren bienes sobre los cuales recaiga tal medida cautelar (cfr. doc. art. 59 L.C.Q.v. en ese sentido, Heredia, Tratado Exegético de Derecho Concursal, t.II, pág. 297/8 ed. 2005).”

“Es cierto que dicha inhibición restringe únicamente los actos de disposición del bien, entre los cuales, en situaciones ordinarias, no cabe incluir la locación, sin embargo, tal criterio no puede desligarse de las particulares circunstancias de cada caso, máxime tratándose de un contexto falencial.”

“En el caso, el contrato de locación se pactó por un período de cinco años renovable automáticamente -cuando comunmente la locación comercial se realiza por tres- , y al momento de contratar era el único bien inmueble de la hoy fallida, cuya imposibilidad de uso le impedía continuar con la consecución de su objeto social y la colocó en situación de eventual falencia. Es claro entonces que se trataba de un acto de disposición (conf. art. 1881, inc. 10°, Cód. Civil) y sujeto por tanto a la previa autorización judicial.”

CONTRATO DE LOCACION. Ineficacia. Subsistencia de inhibición general de bienes. Acto de disposición sujeto a la previa autorización judicial “Guillermo V. Cassano S.A. s/ quiebra (inc. de apel. CPR 250 por International Food Production S.A)” - CNCOM - 27/03/2009

“En relación con la conclusión del concurso y sus efectos respecto de las limitaciones previstas por los artículos 15 y 16 L.C.Q., cuadra señalar que la apelante omite una circunstancia fundamental en su elaboración argumental: la subsistencia de la inhibición general de bienes con respecto al bien locado. Así es dable considerarlo pues si bien es cierto que con la homologación del acuerdo debe disponerse su conclusión -no su cumplimiento-, y que ello implica el cese de las limitaciones de los artículos 15 y 16 L.C.Q, tal consecuencia legal se produce en la medida en que los actos realizados no involucren bienes sobre los cuales recaiga tal medida cautelar (cfr. doc. art. 59 L.C.Q.v. en ese sentido, Heredia, Tratado Exegético de Derecho Concursal, t.II, pág. 297/8 ed. 2005).”

“Es cierto que dicha inhibición restringe únicamente los actos de disposición del bien, entre los cuales, en situaciones ordinarias, no cabe incluir la locación, sin embargo, tal criterio no puede desligarse de las particulares circunstancias de cada caso, máxime tratándose de un contexto falencial.”

“En el caso, el contrato de locación se pactó por un período de cinco años renovable automáticamente -cuando comunmente la locación comercial se realiza por tres- , y al momento de contratar era el único bien inmueble de la hoy fallida, cuya imposibilidad de uso le impedía continuar con la consecución de su objeto social y la colocó en situación de eventual falencia. Es claro entonces que se trataba de un acto de disposición (conf. art. 1881, inc. 10°, Cód. Civil) y sujeto por tanto a la previa autorización judicial.”