CONCURSOS y QUIEBRAS. Operación de compraventa inmobiliaria realizada fuera del período de sospecha. Exigua diferencia de diez días entre la celebración del acto y el inicio de la cesación de pagos del fallido. Escritura traslativa del dominio otorgada antes del inicio del período de cesación de pagos pero inscripta después. INOPONIBILIDAD del acto a la masa. Improcedencia. Rechazo de la demanda. Existencia de una acción más ajustada a las circunstancias del caso. Costas en el orden causado

“P.D.T. s/ quiebra s/ accion revocatoria concursal” - CNCOM - 21/05/2009

“Emerge como elemento -primordialmente- determinante del tipo de acción y ámbito procesal de discusión de una pretensión de inoponibilidad del acto jurídico respectivo a la masa de acreedores, la ubicación temporal de éste con relación al período de sospecha previamente establecido en el concurso.”

“…A partir del análisis efectuado en torno a los diferentes marcos procesales de actuación con miras a obtener una declaración de ineficacia de un acto en particular celebrado por el fallido con un tercero, puede decirse que, paradójicamente, por el hecho de que le asista razón a la sindicatura cuando afirma que la medida de la retroacción de la quiebra fijada en el establecimiento del inicio de la cesación de pagos, no es, ciertamente, un límite infranqueable, de ello no se sigue que corresponda aplicar el remedio previsto por la LCQ:119 a supuestos no contemplados en dicho precepto, justamente porque el ordenamiento ha previsto la posibilidad de perseguir la ineficacia de ese acto, aún cuando esté fuera del período de sospecha, claro está que a través de cauces procesales que no son el que aquí fue intentado.”

“Así las cosas, correspondía a la pretensora -en todo caso- ejercitar la acción “pauliana” a que se hizo referencia anteriormente, en la medida en que era el único ámbito procesal donde podía ser invocado el concilium fraudis supuestamente orquestado merced a una situación de insolvencia patrimonial precedente -incluso- a la fecha formalmente fijada en la esfera concursal como de inicio de la cesación de pagos del fallido.”

“Más allá de que no podría desconocerse que la mera diferencia de diez (10) días que se verifica entre la celebración del acto objeto de la litis y el inicio de la cesación de pagos del fallido, resulta ser una brecha temporal -por cierto- exigua que haría “razonables” o “entendibles” eventuales suspicacias en el sentido de que se está aquí ante una maniobra intencional de menoscabo patrimonial, lo cierto es que concebir esa diferencia como un obstáculo determinante del rechazo de la acción ejercida en el presente no obedece a un criterio “excesivamente formalista” -como ha indicado la recurrente-, sino que se trata de no pasar por alto que es la propia ley la que prevé distintas alternativas y formas concretas de accionar según que el acto pretendidamente ineficaz o fraudulento esté dentro o fuera del período de sospecha.”

“Resulta acertada la decisión de la a quo de rechazar la demanda de ineficacia concursal deducida en los términos del Art. 119 LCQ en la medida en que, de acuerdo con lo dispuesto por la ley N° 17.801:5, la escritura traslativa del dominio del bien involucrado en el sub lite debe ser considerada inscripta en la fecha de su otorgamiento, de lo que se sigue entonces que es claro que el acto cuya declaración de ineficacia es perseguida, no se encuentra cronológicamente situado dentro del período de sospecha, y la diferencia de 10 días entre ambos extremos no constituye por sí -como se ha visto- justificación para soslayar la carencia de recaudos que obsta a la acción en que concretamente se ha encauzado la pretensión perseguida en la especie.”

“Sin desconocer la existencia de una norma que esclarecía la cuestión de antemano (Ley N° 17. 801:5 y CC:2505. ya citados), y de que se ha entendido aquí que no se ha acudido a la acción más ajustada a las circunstancias del caso, no parece razonable desentenderse del contexto que ha rodeado a este caso particular, en punto a que la escritura traslativa del dominio del bien en cuestión haya sido otorgada antes del inicio del período de cesación de pagos pero inscripta después, aspecto que se muestra como un argumento razonable para que la sindicatura actora pudiera haberse creído con derecho a litigar como lo hizo, para lo cual tampoco puede dejar de valorarse la diferencia de apenas 10 (diez) días entre ese punto cronológico y el relativo al inicio de la cesación de pagos del fallido, que bien pudo operar como una razón suficiente para “sospechar” de la existencia de un concilium fraudis en perjuicio de los acreedores del fallido. En tal contexto, se aprecia razonable, en función de las circunstancias que han venido siendo descriptas, que las costas del proceso sean distribuidas en el orden causado, por aplicación del CPCC:68 párrafo segundo, solución que cabe también hacer extensiva a las costas de Alzada por iguales fundamentos.”