Menéndez, Ricardo Sebastián s/quiebra

PARTE/S:

Menéndez, Ricardo Sebastián s/quiebra

TRIBUNAL:

Cám. Nac. Com.

SALA:

E

FECHA:

12/08/2008

 

Buenos Aires, 12 de agosto de 2008

Y VISTOS:

1. Viene apelada por alta y baja la regulación de honorarios practicada a fojas 814 con motivo de la presentación del informe que prevé el artículo 218, ley de concursos y quiebras (ver fs. 817, 820, 833/834 y respuesta de fs. 854/855).

El síndico y su letrado se agraviaron además porque, a su criterio, la regulación no contempló los trabajos realizados en beneficio de los acreedores hipotecarios (ver memorial de fs. 826/827 y su respuesta de fs. 840/842).

Conferida vista al Ministerio Público, su representante ante esta Cámara consideró, a fojas 860, que no correspondía que emita opinión sobre el recurso.

2.a) El artículo 244, ley de concursos y quiebras prevé que se efectúe una “reserva” de los fondos producto de la realización de los bienes con privilegio especial, para satisfacer prioritariamente determinados gastos, entre los que se incluyen los honorarios de los funcionarios del concurso que correspondan exclusivamente a las diligencias sobre tales bienes.

Ahora bien, como en el caso el remate del bien gravado se hizo efectivo dentro del proceso falencial y sin formar concurso especial, júzgase que la base regulatoria está constituida por el monto del activo realizado en su totalidad y sobre dicha base corresponde calcular los estipendios, independientemente de la forma en que se hagan efectivos -en los términos de los arts. 240 o 244, LCQ-.

Ocurre que el instituto de la “reserva” nada predica en torno a la forma de regular los honorarios, ni mucho menos al derecho de percibir esos emolumentos, sino que más bien incide sobre quién habrá de afrontarlo -si la masa o el acreedor hipotecario- y en qué medida; entonces, el hecho de que este último deba contribuir con una porción específica, no altera un ápice el derecho que asiste al síndico de obtener la regulación de sus honorarios sobre la base de todo el activo liquidado, tal como se hizo en el caso.

Con esos alcances habrá de rechazarse la pretensión recursiva de la Sindicatura y su letrado.

b) En tanto los recursos vinculados a honorarios no importan, en rigor, incidencias que generen costas (ver esta Sala - “Pla de Escalada, Francisca” - 10/11/1997, entre otros), en el “sub lite”, se resolverá sin imponerlas.

3. Por lo expuesto, recházase la pretensión recursiva del síndico, sin costas.

4. Los porcentajes previstos por el artículo 267 de la ley 24522 han sido fijados para atender a la totalidad de los profesionales intervinientes, debiendo mantener los mismos proporcionalidad con la calidad, eficacia y extensión de los trabajos cumplidos.

Por lo expuesto, atendiendo al monto del activo realizado indicado en el informe final de fojas 809/813 -no impugnado- se confirman, respectivamente, los honorarios regulados a favor del síndico, contador Marcos Urwicz; los de su letrado patrocinante, doctor Félix Schvarzstein (art. 257, L. 24522); y los correspondientes al doctor Ismael Alberto Mastrini -letrado patrocinante de los acreedores peticionantes de la quiebra-.

Devuélvanse las actuaciones sin más trámite a la jueza de grado, encomendándole el proveimiento de las diligencias ulteriores [art. 36, inc. 1), CProc.] y las notificaciones pertinentes.

El doctor Ramírez no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia (art. 109, RJN).

Ángel O. Sala - Martín Arecha

Excelentísima Cámara:

Las cuestiones relativas a honorarios no comprometen el interés general cuyo resguardo me compete (art. 120, CN).

Considero, pues, que las actuaciones están en condiciones de ser resueltas por VE.

Buenos Aires, julio 18 de 2008.

Alejandra Gils Carbó

Texto Completo