ACUERDO PREVENTIVO EXTRAJUDICIAL –APE-. Efectos. Ausencia de sistema de controles propios del concurso preventivo. Necesidad de extremar los recaudos para evitar maniobras fraudulentas en perjuicio de acreedores. HOMOLOGACION. Rechazo. Ausencia de certeza acerca de la existencia y cuantía de los activos y pasivos declarados por la deudora.-

“Protel Servicios SA s/ Acuerdo Preventivo Extrajudicial” – CNCOM – 15/09/2009

“Tanto el concurso preventivo como el acuerdo preventivo extrajudicial son institutos complejos compuestos por un inicial acto contractual y un ulterior acto jurisdiccional, y el principal efecto sustancial de ambos es hacer oponibles a terceros no contratantes la eficacia del contrato celebrado entre la deudora y determinadas mayorías de sus acreedores (Cfr. arg. esta CNCom., Sala D, in re: “Servicios y Calidad S.A s. acuerdo preconcursal” del 26.08.04, id. “Banco Hipotecario S.A s. acuerdo preventivo extrajudicial” [Fallo en extenso: elDial - AA3482] , del 28.04.06, id., J.N.Com. n° 16 in re: “Modo Sociedad Anónima de Transporte automotor s. acuerdo preventivo extrajudicial” -firme- del 12.09.05, ). A partir de ello y sin perjuicio de la existencia de características diferenciales entre ambas figuras, el acuerdo preventivo extrajudicial constituye un instituto concursal, más allá de ciertas características y múltiples vacíos normativos que obliga en la práctica a recurrir a una forzada función de integración normativa entre los dos (2) mecanismos (Cfr. arg. esta CNCom., esta Sala A. in re: “Sideco Americana S.A” del 27.06.05).”

“La primera exigencia documental prevista por la ley falimentaria para el trámite judicial tendiente a la homologación del acuerdo preventivo extrajudicial consiste en el acompañamiento de un cuadro descriptivo del estado del activo y del pasivo del solicitante actualizado a la fecha de presentación del APE, con indicación precisa de las normas seguidas para su valuación, debidamente certificado por contador público nacional.”

“Si uno de los presupuestos básicos para el buen funcionamiento de este remedio reside en que la información de quien promueve el proceso sea sustentable en datos objetivos y verídicos que permitan obtener un adecuado conocimiento de sus negocios y operatividad de la firma en el presente, sin perjuicio de su proyección futura (cfr. Anich Juan A, “La información en el Acuerdo Preventivo Extrajudicial”, L.L-2.004-A-527), es claro que la insuficiencia de lo informado por la apista con respecto a su registración contable, visto lo que surge de la certificación contable, acrecienta un peligro por falta de transparencia que coloca a sus acreedores en un virtual estado de indefensión, al no contarse con prueba cierta sobre la existencia y cuantía de los activos y pasivos declarados en autos, por lo que en un marco como el descripto podría darse el supuesto de hacerse figurar pasivos inexistentes que permitan la aprobación del acuerdo por la sola voluntad de la deudora y, que otros pasivos reales sean excluidos del cómputo.”

“Al imponerse en el A.P.E los efectos de un contrato a terceros que no participaron en su celebración, sin un sistema de controles propios del concurso preventivo, deben extremarse los recaudos para evitar maniobras fraudulentas en perjuicio de acreedores (Cfr. Fargosi Horacio ” Algunas notas sobre los Acuerdos Preventivos Extrajudiciales” en LL. Supl. de Concursos y Quiebras, junio 2.002; Macagno Ariel A. G “El Acuerdo Preventivo Extrajudicial- Presupuestos para la presentación y nuevos efectos según las reformas introducidas por la ley 25.589″, Ed. Errepar, Junvent Bas- Macagno Ariel” La Igualdad de trato también rige en el Acuerdo Preventivo Extrajudicial”, E.D. ejemplar del 25.02.04, J.N.Com. n° 16, in re: “Modo Sociedad Anónima de Transporte Automotor s. acuerdo preventivo extrajudicial”, del 18.05.04).”

“Toda vez que se carece, se reitera, de la debida certeza acerca de la existencia y cuantía de los activos y pasivos declarados por la deudora, ello impide al juzgador realizar un control de legalidad sustancial -como director del proceso, art. 274 LCQ- sobre la situación económica patrimonial de la apista y así esclarecer la verdad en lo referente a la composición y valuación de su pasivo real, de modo de asegurar la autenticidad de las bases que permitan sustentar la legitimidad del acuerdo alcanzado.”

“La decisión del magistrado de grado de rechazar la homologación del acuerdo preventivo extrajudicial resulta ajustada a derecho, pues sus facultades comprenden el análisis de todos los elementos que hacen a la corrección procedimental y la concreción de los valores superiores del ordenamiento jurídico (cfr.Alegría Héctor, Facultades del Juez e interpretación de las normas sobre Acuerdo Preventivo Extrajudicial, La Ley, Suplemento especial), sin que se advierta la posibilidad a esta altura del proceso de acudir a algún remedio intermedio como podría ser una “sindicatura ad hoc” o forma equivalente, debido al grado de avance de aquél que es dable apreciar en el subexamine -cfr. fallo J.N.Com. N° 16 in re: “Modo” ya citado, del 18.05.04).”