CONCURSOS y QUIEBRAS. Apertura del CRAMDOWN. Art. 48 Ley 24.522. Norma de carácter imperativo. No resulta disponible por la concursada el trámite del proceso concursal. PEDIDO DE QUE SE DECRETE LA PROPIA QUIEBRA. Improcedencia

“Productos Textiles S.A. s/ concurso preventivo s/ incidente de apelación art. 250 CPCC” – CNCOM – 13/05/2010

“La deudora pretende la declaración de su quiebra, sin que previamente se abra el procedimiento establecido por el Art. 48 LCQ, fundando su pretensión en la preservación de la empresa y de los activos de ésta. No se advierte pertinente el argumento esbozado por la recurrente pues no puede obviarse que la finalidad de la quiebra es justamente la realización inmediata de los activos de la sociedad. Es cierto que el juez del concurso puede, si se dan los presupuestos del art. 189 LCQ, ordenar la continuación de la empresa y aún la enajenación de ésta en marcha, sin embargo no se aprecia que aún en este supuesto se pudiera evitar la circunstancia aludida por la concursada, esto es, que ciertos acreedores se hagan con dichos activos. Sentado ello, se comparten los fundamentos de la Sra. Fiscal General en cuanto a que no resulta disponible por la concursada el trámite del proceso concursal.”

“Aún en casos como el de autos, en donde se rechazó la homologación de la propuesta primigeniamente formulada, otorgándole a la concursada un nuevo plazo para su reformulación y consiguiente aceptación por los acreedores, el pedido de propia quiebra al vencimiento de ese nuevo lapso, con la única finalidad de frustrar el mecanismo de salvataje expresamente contemplado en el art. 48 por la ley concursal -ordenamiento de naturaleza iuspublicistica-, resulta improcedente.”

“El sistema del art. 48 LCQ está plasmado en una norma de carácter imperativo, tanto para los sujetos del cramdown como para el juzgador, sin que sea menester instancia de parte para ordenar, tanto su apertura y como su desarrollo.”

“La sociedad concursada no puede oponerse a la apertura del procedimiento, requiriendo su propia quiebra, ni el juez denegarla.”

“Por tales razones, no se advierte procedente la pretensión de la concursada de saltear el procedimiento expresamente contemplado por la ley concursal y que se proceda derechamente al decreto de quiebra.”

elDial.com, 08/07/10