FIDEICOMISO DE GARANTIA. CONCURSO del deudor fiduciante. Homologación del acuerdo. Fideicomiso. Novación de la obligación. Art. 55 Ley 24522. Improcedencia. Validez y legitimidad del contrato de fideicomiso de garantía. Cuestiones vinculadas a la oponibilidad del fideicomiso al trámite del concurso preventivo

“Trenes de Buenos Aires S.A. s/concurso preventivo s/ incidente de apelacion” - CNCOM - 09/09/2008

“La concursada, en su carácter de fiduciante, habría cedido y transferido en forma irrevocable la propiedad fiduciaria con fines de garantía y como fuente de repago, de una serie de bienes, hasta tanto se cancele la deuda que dicha empresa mantiene con los beneficiarios, de conformidad con los términos y condiciones establecidos en el Contrato de Préstamo Sindicado suscripto el 4.12.01.”

“No se advierte que la homologación del acuerdo produzca indefectiblemente la novación de la obligación en los términos previstos por la LCQ 55. Ello es así, puesto que los términos de la propuesta aprobada en autos no previó puntualmente cláusula alguna concerniente a los contratos de fideicomiso suscriptos oportunamente entre las partes.”

“El acuerdo homologado no produce novación de la obligación de garantía fiduciaria, precisamente por su carácter accesorio (la novación afecta a la obligación principal) siendo el fiduciario ajeno al concurso. Por lo que una vez legitimada jurídicamente la obligación de garantía, en función del principio de accesoriedad, su cuantía se mantiene plena e íntegramente independiente (Barreira Delfino, E., “El Fideicomiso de garantía y la ley de quiebras”, ED., ejemplar publicado el 3 de mayo de 2006).”

“Nos hallamos ante un contrato en virtud del cual el acreedor (beneficiario-fideicomisario) no adquiere ningún derecho real, sino que sólo se convierte en titular de un derecho personal contra el fiduciario, exigible exclusivamente hasta la concurrencia del precio de venta de los bienes fideicomitidos. Punto de partida que patentiza la lógica imposibilidad de violar por medio de este contrato la prohibición absoluta de modificar contractualmente las normas fijadas por la ley en materia de derechos reales, argumentación que sólo puede referirse al supuesto en que el objeto del fideicomiso sean cosas. Similares fundamentos sustenta la inadmisibilidad de la consideración del fideicomiso de garantía como una garantía real simulada. Téngase en cuenta el carácter típico de este contrato en el que la garantía sólo afecta al valor económico de los bienes (Fernández Raymundo L., y Gómez Leo, O. R., ob. cit. T. 4, pág. 339/340). De esta forma y sentada pues la legitimidad y validez de esta modalidad contractual, corresponde analizar su encuadramiento en el régimen previsto por la ley 24522.”

“La citada normativa, carece de especificación concreta acerca del contrato de fideicomiso de garantía, por lo que su tratamiento concursal debe hacerse en función de los principios que regulan los contratos preexistentes y con la adecuación que fuera menester teniendo en cuenta las particularidades sui generis que presenta esta figura contractual y el dominio fiduciario al que accede (conf. Barreira Delfino, E, op. cit.).”

“Surge de los antecedentes de autos que la deudora no ha desconocido la existencia del contrato de préstamo sindicado que sustenta la obligación principal. Ergo, es improcedente analizar en el marco del presente proceso concursal, la forma en que se llevará a cabo la ejecución del contrato de fideicomiso de garantía.”

“El fideicomiso de garantía en comparación con otras garantías, en particular las reales, como la prenda y la hipoteca, tienen una característica común: el acreedor garantizado con fiducia de garantía goza de pago preferencial sobre los demás acreedores del deudor. No en virtud de un privilegio sobre la cosa, sino simplemente porque los bienes no están en el patrimonio del deudor, sino en el patrimonio separado del fiduciario (Fernández Raymundo L., - Gómez Leo Osvaldo R., ob. cit., T. 4, pág. 337).”

“Más allá de lo que en definitiva pueda resolverse en lo que concierne al modo y forma con que ha de llevarse a cabo el cumplimiento del contrato de fideicomiso, en la medida en que el concurso del deudor fiduciante no afecta la continuidad y cumplimiento del contrato de fideicomiso, puesto que como se dijo tal activo egresó y pasó a integrar un patrimonio ajeno, separado y afectado a un fin específico bajo titularidad del fiduciario, nada pues corresponde determinar en lo que hace a su ejecución.”

“La ejecución del fideicomiso de garantía, no implica atribución de funciones jurisdiccionales, ni viola la garantía del debido proceso legal. Ello, en tanto el deudor optó libremente por suministrar una garantía de este tipo, en la que la ejecución de la garantía no es más que el cumplimiento de lo pactado en el contrato al comprobar el hecho objetivo del incumplimiento del contrato. En efecto, el fiduciante (deudor) no instruye al fiduciario para que resuelva contienda alguna, sino que, verificado el hecho externo y objetivo que constituye la condición del contrato cumpla con el acreedor garantizado (conf. Fernández Raymundo L., - Gómez Leo Osvaldo R., ob. cit., T. 4, pág. 334).”

“Conclúyese que reconocida la validez y legitimidad del contrato de fideicomiso de garantía, y siendo que la obligación principal (contrato de préstamo sindicado) quedó reconocido por la deudora, el contrato de fideicomiso resulta inoponible al trámite del presente concurso preventivo por lo que resulta innecesario ingresar en el análisis de las cuestiones vinculadas esencialmente a la transferencia de los bienes fideicomitidos y su eventual ejecución.”

elDial.com