CONCURSO PREVENTIVO. Subasta. Inmuebles, silos y galpones de la concursada. Sentencia que ordena la entrega de la posesión de silos y galpones que se encuentran en el inmueble subastado. Resolución pendiente de firmeza. Recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley concedido. Efecto suspensivo. MEDIDAS CAUTELARES. Pretensión de entrega de la posesión. Improcedencia. DISIDENCIA: Medidas cautelares. Pretensión de entrega de la posesión. Procedencia. Existencia de una sentencia favorable no firme. Verosimilitud del derecho. Largo lapso transcurrido desde la subasta judicial. DERECHO A LA TUTELA JUDICIAL EFECTIVA. Arts. 8 y 25 C.A.D.H., 75 inc. 22 C.N. y 15 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires. Contracautela

“Semillero El Ceibo S.A.C.I.F.I.A. s/concurso incidente medidas cautelares” - CÁMARA DE APELACIÓN EN LO CIVIL Y COMERCIAL DE MERCEDES (Buenos Aires) – 17/12/2010

“…lo resuelto en aquella sentencia del 8 de julio del corriente, que se encuentra pendiente de firmeza, respecto de los silos y galpones que se encuentran en el inmueble subastado, implica resolver sobre su dominio o propiedad. Por lo que la medida cautelar que llega aquí cuestionada, en cuanto refiere a la posesión de los respectivos silos y galpones, en realidad no es tal -medida cautelar- sino que excede su marco, tratándose, en definitiva, del efectivo cumplimiento de aquella sentencia declarativa de derechos (arts. 198 y 232 del C.P.C.C.). Es que no se tiende al resguardo de un derecho reconocido o a reconocerse, sino a la efectivización del mismo. El recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley que fuera concedido tiene efecto suspensivo sobre la sentencia apelada (arg. art. 281 y ccs. del ritual), que es precisamente la que declara el derecho de los adquirentes en subasta sobre los silos y galpones en cuestión. La falta de firmeza de aquella sentencia obsta a la efectiva entrega de la posesión de los silos y galpones, tal como se resuelve en la providencia cuestionada, por lo que a mi criterio deberá ser revocada y dejada sin efecto.” (Del voto de la mayoría)

“El efecto suspensivo que dimana de la concesión del recurso extraordinario es precisamente un valladar al hacer efectiva una sentencia declarativa, a ello no empece el argumento dado por el Dr. Ibarlucia en cuanto al “largo lapso transcurrido desde la subasta judicial…” y el merecido resguardo a la “tutela judicial efectiva”, lo que no autoriza en modo alguno al dictado de una medida como la que se encuentra en crisis (arg. art. 17 y 18 de la C.N.).” (Del voto de la mayoría)

“Por principio la medida preventiva importa un anticipo de jurisdicción al identificarse con el objeto de la pretensión de fondo. Pareciera entonces que el contenido de la cautela debería detenerse allí donde su materialización conlleva la concesión del objeto mismo de la demanda de mérito, porque se compromete la propia materia debatida en la causa; estando nada menos que involucrada la firmeza del pronunciamiento por causa del recurso extraordinario interpuesto y concedido ante la Suprema Corte de Justicia.” (Dr. Nolfi, según su voto)

“Por cierto que hay ocasiones en que solo otorgando anticipadamente lo que es sustancia de la litis, se está haciendo rendir al servicio su máxima eficacia, mediante una decisión rápida que preserva aún provisoriamente el valor justicia y evita perjuicios irreparables. No es éste el caso. Bajo el marco del respeto irrestricto a las garantías constitucionales, actuando en un proceso vivo, las fronteras en donde ha de detenerse el contenido de una medida como la que aquí y ahora se aborda, están en la necesidad de evitar perjuicios o gravámenes innecesarios o injustificados.” (Dr. Nolfi, según su voto)

“…Respecto del fundamento legal dado en la resolución recurrida - esto es, el art. 212 inciso 3° del C.P.C.C. -, es cierto que la norma se refiere al embargo, Sin perjuicio de ello, cabe recordar que no es necesario que las medidas cautelares se encuentren expresamente previstas; el art. 232 del C.P.C.C. se refiere a las cautelares genéricas. Pero además, el art. 233 del citado código establece que lo dispuesto para el embargo preventivo es aplicable a todas las medidas cautelares. Por lo tanto, la cita del art. 212 inciso 3° es apropiada para resaltar que una sentencia favorable hace a la verosimilitud del derecho.” (Dr. Ibarlucía, en disidencia)

“El argumento más fuerte del apelante es el relativo a que la medida coincide con el cumplimiento de la sentencia que aún no se encuentra firme. Sin embargo, considero que la cautelar decretada debe mantenerse. Es que no puede perderse de vista el largo lapso transcurrido desde la subasta judicial – en el año 1993 -, que fue el punto de partida de todas las actuaciones y pronunciamientos judiciales. La duración de los numerosos procesos judiciales entre las partes a fin de debatir la cuestión de qué era lo que se había subastado, ha excedido cualquier plazo que pueda considerase razonable. No parece ocioso recordar que todo comenzó en una ejecución fiscal y luego el debate se trasladó al marco de un concurso, procesos que deberían caracterizarse justamente por la celeridad procesal. Las circunstancias expuestas determinan una respuesta más eficiente de la justicia resguardando así el derecho a la tutela judicial efectiva (arts. 8 y 25 C.A.D.H., 75 inc. 22 C.N. y 15 de la Constitución de la Provincia).” (Dr. Ibarlucía, en disidencia)

Citar: [elDial.com - AA66E8], 28/12/10