“Colombino Viviana Karina y otro c/Megasocks S.R.L. y otros s/ ordinario” – CNCOM – 04/03/2011

QUIEBRAS. CRÉDITOS LABORALES. Despido indirecto. Inadecuada registración laboral. Abuso del ius variandi. PAGOS EN NEGRO. Rechazo. Depósito de dinero “extra” a cada trabajador como anticipo de futuras liquidaciones. Depósito aislado insuficiente para acreditar la existencia de pagos en negro. Falta de habitualidad. CERTIFICADO DE TRABAJO. Indemnización del Art. 80 Ley 20.744. INOPONIBILIDAD DE LA PERSONALIDAD JURÍDICA. Art. 54 de la Ley de Sociedades Comerciales. Improcedencia

“…el perito señaló que los montos depositados en las cuentas sueldo de Colombino y Olivera en el último trimestre de la relación laboral coincidían con los que figuraban en los recibos de sueldo. Luego, ante una nueva observación a su informe, señaló que en el mes de diciembre de 2001 se efectuó un depósito ‘extra’ a cada actor como anticipo de futuras liquidaciones. Si bien los demandantes intentan atribuir a dichos depósitos el carácter de pago ‘en negro’, considero que ese sólo depósito efectuado en diciembre de 2001 no es suficiente para acreditar una circunstancia que tiene como característica la habitualidad, es decir, que se repite mes a mes.”

“La sociedad es un sujeto de derecho con el alcance fijado por la Ley 19.550: 2, en tanto no se violen las reglas superiores del ordenamiento jurídico. Es un sujeto de derecho y como tal una unidad jurídica diversa y distinta de toda otra persona, inclusive de los socios que la integran. Cuando el recurso técnico es utilizado para violar la ley, el orden público y la buena fe, para frustrar derechos a terceros, o aún simplemente para llevar adelante fines extrasocietarios, surge la figura de la inoponibilidad de esa personalidad jurídica. Es éste un recurso excepcional, limitado a casos concretos, utilizable cuando a través de la personalidad jurídica se han buscado y logrado fines contrarios a la ley, que queda configurado mediante el abuso de la personalidad jurídica de forma tal, de tal entidad, que pueda llevar al resultado de equiparar a la sociedad con los socios.”

“… resulta lícito atravesar el velo de la personalidad y captar la auténtica realidad que se oculta tras ella, -es decir a la persona física que tiene el efectivo ejercicio del poder de decisión, de control-, con la finalidad de corregir el fraude o neutralizar la desviación, toda vez que en tal caso la sociedad configura un elemento por el que se intenta cubrir la responsabilidad patrimonial del verdadero responsable.”

“… la llamada teoría de la penetración de la persona jurídica constituye un recurso excepcional, que debe aplicarse con sumo cuidado y sólo cuando de las circunstancias del caso puede inferirse, con total certeza, que se ha abusado del esquema societario para alcanzar fines contrarios a los designios de la ley (CNCom A, “Mayéutica S.R.L. c/ Entrepeneur S.A.”, 24.3.00; Sala B, “Jabif, Ricardo c/ Bonia y Tomasini S.A.”, 20.5.87; id., “Noel, Carlos c/ Noel y Cía. S.A.”, 13.6.91; id., “Corralón Patagónico de los Andes S.A. s/ med. precautoria”, 5.6.02; Sala E, “Rousso de Guelar, Regina c/ Espósito, Ramón”, 21.4.97).”

“Sólo -e insisto en esto- cuando la forma societaria ha sido utilizada para violentar derechos de terceros, o para la consecución de fines extrasocietarios o constituya un recurso para violar la ley, el orden público o la buena fe, corresponde recurrir a la llamada doctrina de la desestimación de la personalidad que de alguna manera parece recoger la reforma de la ley de sociedades en el recordado art. 54 de la Ley de Sociedades. Por ende, no encontrándose debidamente acreditado que los socios demandados hubieren utilizado a la sociedad para infringir la ley, el reclamo contra ellos no puede ser procedente, por lo que el recurso deberá ser rechazado.”

Citar: elDial.com - AA6B66

Publicado el 26/05/2011