“Battistin Angel Ricardo c/El Comercio Compañía de Seguros A Prima Fija S.A. s/ Ordinario” – CNCOM – 19/04/2011

CONTRATO DE SEGURO. Robo de automotor. Reclamo por incumplimiento de contrato. Procedencia. EXCEPCIÓN DE FALTA DE LEGITIMACIÓN ACTIVA. Rechazo. Tomador del seguro. Titular del 50% indiviso del vehículo. CONDOMINIO. Inexistencia de observación por parte de la aseguradora al momento de la contratación. Actor que ostenta un interés asegurable sobre el vehículo. Interés económico lícito. Denuncia fuera de término. Conducta posterior de la demandada. Renuncia tácita de la aseguradora

“…si la aseguradora contrató el seguro con quien se presentó como poseedor del vehículo y no exigió que el tomador fuera el titular dominial del mismo, no puede luego pretender para hacer efectivo el pago de la indemnización una vez acaecido el siniestro, el cumplimiento de un recaudo que no estimó necesario al momento de formalizar el contrato, pues admitir tal tesitura implicaría para el asegurado ver frustrada su expectativa de cobro luego de haber abonado las primas, configurándose un enriquecimiento sin causa a favor del asegurado (conf. CNCom., Sala C, in re: “Felici, J. c/ Suizo Argentina Cía. De Seg.”, del 23.8.1994, publicado en LL 1995-B, 271; CNCom., Sala A, in re: “Israel Wasench E. c/ St. Paul Argentina Cía de Seg.”, del 17.10.2003, publicado en LL 2004-C, 476).”

“…tal como propone el maestro Halperín, las clases de relaciones sobre el bien son múltiples, mas no es necesario que sean jurídicas, de modo tal que el interés económico de la relación puede no coincidir con la relación jurídica correspondiente (ver en este sentido, Halperín-Barbato, Seguros, Bs. As., Lexis Nexis, 2003, pág. 897). Y precisamente la relación entre el sujeto y un bien concreto, entendida como el interés asegurable, constituye el presupuesto de legitimidad de los seguros de daños en los cuales el perjuicio consiste en la lesión de esa relación (ibíd., págs. 896/897, nota al pie 15 (a.4) con cita de Fanelli).”

“En el caso es evidente que el actor ostentaba un interés asegurable sobre el vehículo, derivado del interés económico lícito que poseía por su calidad de condómino del mismo. Y ello quedó evidenciado por la contratación de la cobertura asegurativa, pues una de las formas que adopta ese interés no es otra que tomar un seguro que tenga por efecto evitarle un daño (Stiglitz Rubén S., Derecho de Seguros, T. VI, Buenos Aires, La Ley, 2008, pág. 219).”

“El principio general contenido en el artículo 47 del cuerpo legal citado consiste en que si el acaecimiento del siniestro no es comunicado al asegurador dentro del plazo estipulado por el artículo 46, caducan los derechos del tomador, asegurado o derechohabiente, en su caso. Tal carga no tiene por objeto evitar perjuicios al asegurador sino ponerlo en condiciones de verificar las circunstancias en que se produjo, adoptando medidas preventivas tendientes a evitar fraudes, etc.”

“Mas ello no significa que efectuada la denuncia fuera de término, al asegurador le baste con guardar silencio, pues para hacer valer la caducidad como consecuencia de la ausencia de denuncia, de la declaración tardía o de la falsedad incurrida por el asegurado en la ejecución de la carga, el asegurador deberá hacérsela saber al asegurado en el marco del pronunciamiento acerca de los derechos del último y evitar así el efecto que derivaría de su omisión; art. 56 in fine LS (Stiglitz Rubén S., op. cit., págs. 256/257).”

“En el sub lite es dable precisar que de acuerdo con la conducta desplegada por la propia demandada, puede concluirse que aquélla renunció tácitamente a la facultad, que le asistía en razón de la extemporaneidad de la denuncia, de declarar la caducidad del derecho del actor. En efecto, no sólo no expresó esta cuestión al responder las numerosas cartas documento cursadas al asegurado con el objeto de desestimar su responsabilidad por el siniestro, sino que reconoció haber dado curso a una investigación interna sobre su acaecimiento y requirió al asegurado cierta información complementaria en los términos del art. 46 LS (v. específicamente CD glosada en copia a fs. 149).”

“Tiene dicho Halperín acerca de la cuestión que “…habrá renuncia tácita cuando, pese a la violación de la carga, el asegurador designa perito para fijar el daño o cumple en alguna forma cualquiera de su obligaciones (art. 79) o acepta que el asegurado cumpla las suyas” (Halperín-Barbato, op. cit., pág. 502).”

Citar: elDial.com - AA6CC2

Publicado el 04/07/2011