24-02-2012

Dos abogados fueron denunciados por plagiar un escrito de otro abogado en la presentación de una propuesta de compra directa de bienes de la ex fábrica de Cerámicos Zanón en nombre de una cooperativa de trabajadores. También dijeron contar con el respaldo del Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas, lo cual no era cierto. Estuvieron cerca de concretar su objetivo pero el verdadero autor del escrito apareció y perdieron todo apoyo.

Los abogados N. Fabio Fornasari y Norberto Luis Fornasari, en representación de la Cooperativa de Trabajo de Porcelana Sanitaria Malvinas Argentinas Ltda. presentaron una propuesta concreta de compra directa de bienes en la causa caratulada “CERÁMICA ZANÓN S.A.C.I. Y M. S/ QUIEBRA“, que tramita en el Juzgado Nacional en lo Comercial N° 18, a cargo de la Jueza Valeria Pérez Casado.

Los letrados plasmaron su objetivo – la obtención de una planta ubicada en la localidad de Pilar - en un escrito en el cual se describía con un estilo único y muy consistente, no sólo la propuesta, sino también el relato que contextualiza en el tiempo la trayectoria de las fábricas recuperadas en la Argentina.

En el documento también se mencionaba el apoyo a la propuesta del Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas por los Trabajadores, una asociación civil que nació al calor de la constitución de este nuevo actor social que nuclea las experiencias de miles de trabajadores. Una carta de presentación inmejorable.

Lástima que nada de ello había sido escrito por ellos. Palabra por palabra y sin ningún tipo de cita, los Fornasari copiaron lo que argumentó Luis Caro, Presidente del Movimiento de Fábricas Recuperadas, en ocasión de una propuesta realizada en la causa “ADZEN S.A. S/ QUIEBRA”, en su carácter de apoderado de la Cooperativa de Trabajo 2 de Diciembre Limitada.

Razón de autor

Es falso argumentar que en materia jurídica ante hechos similares es cuestión de “copiar y pegar”; los abogados y magistrados saben bien de los tiempos, conocimientos y dedicación que precisa la elaboración de un escrito.  Lo notable de este caso es que no hay una similitud de argumentos y frases sino una exactitud de oraciones, párrafos y secciones enteras.

Cuando Caro tomó conocimiento de lo que había sucedido con su escrito, denunció a los abogados ante el Juzgado y el fuero penal por intento de plagio y fraude procesal.

En la denuncia, Caro argumentó que no solo se reprodujo la estructura del escrito con todos sus títulos, sino que además se copió el contenido de los párrafos; es decir “una redacción ajena como si fuera propia”. Sólo basta una lectura para advertir que en la copia están vertidas letra a letra, las mismas palabras.

A modo de ejemplo se puede citar el siguiente párrafo, donde el plagiador ni siquiera tomó los recaudos para cambiar el formato en el que estaban resaltadas algunas de las palabras:  “Las COOPERATIVAS son asociaciones de personas que procuran UN FIN DE SERVICIO SOCIAL establecido por su estatuto y la doctrina que determina su naturaleza por lo cual el acto cooperativo ‘no implica operación de mercado (…) Nuestra solicitud y la decisión de V.S. estarán dando los primeros pasos de los nuevos antecedentes de legislaciones futuras, privilegiando el TRABAJO sin desconocer los derechos de toda la masa de acreedores de la cual forman una gran parte los socios de esta Cooperativa”.

En diálogo con MyT, el Presidente del Movimiento de Fábricas Recuperadas por los Trabajadores se mostró verdaderamente indignado por el hecho de que los abogados que representan a la Cooperativa de Trabajo Porcelana Sanitaria Malvinas Argentinas Limitada, no se limitaron a cometer el ilícito que representa la vulneración de la propiedad intelectual, sino que también cometieron una falta ética al afirmar sin tapujos que la propuesta contaba con el apoyo del Movimiento.

En la denuncia Caro le hizo la saber a la jueza Valeria Pérez Casado, que lleva la quiebra de Zanón, que el Movimiento no apoyaba la fraudulenta maniobra  y que “lo único que intenta es engañar a V.S. y a todas las partes en este expediente, sin escatimar la violación a los elementales principios éticos, morales y falseando un valor tan importante como lo son las FÁBRICA RECUPERADAS”.

Las diez páginas que integran este escrito constituyen un nuevo tipo de desafío al que debe hacer frente el Movimiento de Fábricas Recuperadas en esta etapa de su desarrollo: tal como expone Caro en la denuncia, frenar el intento de “utilizar el prestigio adquirido a más de once años de recuperación del trabajo a través de los obreros” para defender intereses que no son los de la cooperativa y “obtener un rédito económico, ilegal y alejado de los principios inalterables de solidaridad y unidad que motivaron a miles de obreros en este proceso virtuoso que son las FÁBRICAS RECUPERADAS en la Argentina”.

Por el momento, la propuesta de los Fornasari fue rechazada y ahora resta esperar qué se dictaminará en razón de la denuncia realizada por Caro por el plagio.