“Dehenen, Rodolfo Alberto c/ Román, Lydia Esther y Otro s/ Simulación o Fraude” – CNCIV – 03/11/2011

SIMULACIÓN. Deudor que enajena un inmueble a fin de sustraerlo del embargo de los acreedores. Posterior solicitud de reincorporar el bien al acervo conyugal. IMPROCEDENCIA. FALTA DE ACCIÓN. Art. 959 del Código Civil. Accionante que confiesa la “causa simulandi ilícita” de la operación. Corroboración mediante prueba testimonial. Referencias a sus dificultades económicas. Circunstancia que no lo legitima para entablar la acción. CONDUCTA MALICIOSA. SE CONFIRMA LA SENTENCIA APELADA. RECHAZO DE LA DEMANDA

 

“La propia invocación de la “causa simulandi”, como la que realiza el accionante, constituye un antecedente que enerva la viabilidad de su pretensión, ya que si se acepta que la simulación estuvo inspirada en el intento de hacer figurar que un inmueble no integraba ya su patrimonio, ese propósito es -precisamente- el que computa el art. 959 del Código Civil, para negarle todo derecho al partícipe del acto simulado, que lo realiza “con el fin … de perjudicar a un tercero”, cuando a través de la declaración de simulación del mismo se pudiere obtener algún beneficio, que en el caso se traduce en su pretensión de recobrar la titularidad del inmueble en cuestión.”
“Ante la desestimación de la queja interpuesta y la negativa de sus contrarias, pretende reincorporar el bien al acervo conyugal para así afrontar el cumplimiento de sus obligaciones que, originariamente, intentó evadir, efectuando una ilegítima elección de bienes que puso al margen del alcance de sus acreedores, dificultando el dictado de medidas precautorias o ejecutivas tendientes a preservar el cobro de dichas obligaciones.”
“El actor confiesa que traspasó la titularidad del bien objeto del presente, ante la amenaza de su situación económica. La existencia de ese obrar defraudatorio reposa en sus propias manifestaciones, las que se encuentran corroboradas con la prueba testimonial antes citada. El demandante celebró una operación que tenía como base una “causa simulandi” ilícita y, por tal motivo, no puede pretender un amparo judicial cuando su propia conducta tuvo la finalidad de burlar las disposiciones legales como el evadir el cumplimiento de obligaciones a su cargo, mientras que esa acción prodigaría un actual beneficio al simulador, incompatible con el arrepentimiento de quien entrega los bienes para enjugar el perjuicio inferido por su actuación defraudatoria. En virtud de los fundamentos brindados, habré de proponer al acuerdo la confirmación de la falta de acción para demandar del actor.”

Citar: elDial.com - AA7332

Publicado el 24/02/2012