La medida apunta a los fideicomisos financieros que tienen como blancos a los proyectos inmobiliarios desde el pozo y aquellos relacionados directamente con el consumo masivo. Los casos emblemáticos son los de Garbarino y Frávega.
sbatella

José Sbattella, titular de la UIF

La Unidad de Información Financiera (UIF) publicará en las próximas semanas, en el Boletín Oficial, las medidas de control sobre los fideicomisos financieros orientados a la construcción desde el pozo y al consumo masivo.

Según informó el diario BAE, fuentes del organismo afirmaron que “es la última gran resolución que está quedando y será una señal muy fuerte hacia el GAFI, de cara el plenario general de octubre próximo”.

La medida apunta a los fideicomisos financieros que tienen como blancos a los proyectos inmobiliarios desde el pozo; aquellos relacionados directamente con el consumo masivo, los casos emblemáticos son los de Garbarino y Frávega, y los fideicomisos para obras de infraestructura.

La UIF obligará a los fiduciarios a reportar sistemáticamente la legalidad de los fondos de los clientes. Las principales sospechas recaen sobre los proyectos inmobiliarios desde el pozo, que en el 2011 representaron u$s3.000 millones.

Los capítulos que conformarán la resolución de la UIF se refieren a las políticas para prevenir e impedir el lavado de activos y la financiación del terrorismo; la identificación y conocimiento del cliente; la elaboración del legajo y la conservación de la documentación; el reporte sistemático de operaciones, y a las sanciones para quienes no cumplan con la norma.

Empresarios destacaron que la medida “es positiva porque lleva legalidad y transparencia al sistema”.

Desde el sector privado negaron que, como argumentan algunas empresas, la decisión oficial sea negativa “por el solo hecho de que pueda recargar la actividad de las inmobiliarias. Si las obliga a realizar tareas que ya hacen los escribanos, es ver un aspecto irrelevante dentro del contexto global”.

Otro de los frentes de ataque son los fideicomisos que utilizan grandes cadenas de electrodomésticos para financiarse a mediano y largo plazo en el mercado de capitales.

“Creemos, en función de las conversaciones mantenidas internacionalmente, que el control del Gobierno sobre los fideicomisos de la construcción y el consumo es el último eslabón importante como para que no queden resquicios en el plan estratégico”, sostuvieron las fuentes oficiales.

Fuente: BAE