“Fazio Francisco Antonio s/ quiebra s/ incidente de apelación art. 250 cpcc (promovido por Ling Pin)” – CNCOM – 29/05/2012

QUIEBRAS. Pretensión del locatario de un inmueble, inscripto en su totalidad a nombre del fallido, de oponer a los acreedores de la quiebra un contrato de locación suscripto con la esposa de aquel. Improcedencia. Régimen de ganancialidad que no implica la cotitularidad de los bienes. Principio de separación de la administración de los bienes de la sociedad conyugal. Irrelevancia del carácter ganancial de un inmueble frente a los acreedores del cónyuge a cuyo nombre se halla inscripto. Administración reservada al cónyuge titular

“…la invocación del carácter ganancial de un inmueble sólo tiene virtualidad en las relaciones entre los cónyuges, pero resulta irrelevante para los acreedores de aquel cónyuge a cuyo nombre se halla inscripto el bien, cuya prenda común se halla conformada por el patrimonio del deudor, sin distinción entre bienes propios y gananciales. Ello de debe a que, en principio, cada cónyuge administra los bienes que le pertenecen como propios y los gananciales de administración reservada a su parte. O lo que es lo mismo decir, esos bienes responden por las deudas contraídas por él, pero no por las que contrae el otro.”

“…mientras subsista la sociedad conyugal, ninguna duda cabe de que los acreedores de cada cónyuge sólo pueden cobrarse sus créditos de los bienes propios de su deudor o de los gananciales que él administre. Si no tuviese esos bienes, no podrá dirigirse contra el otro, por más que éste los posea cuantiosos”.-

“…recién con la disolución y ulterior liquidación de la sociedad conyugal nace para el otro cónyuge su derecho a participar en la mitad de los bienes gananciales –o comunes- registrados a nombre del cónyuge titular”.-

“…fácil es concluir que los gananciales de titularidad de cada uno de los cónyuges constituyen la garantía común de sus respectivos acreedores. Ello motiva que frente a los terceros, los cónyuges se sitúen de la misma manera que si fuesen extraños entre sí”.-

“…toda vez que el inmueble locado es de propiedad del fallido en un 100%, la administración de dicho bien le correspondía totalidad a aquél, pues la ganancialidad no implica de por sí la co-titularidad de los bienes y, por ende, no convierte a los cónyuges en condóminos.”

“…la inoponibilidad a la masa de acreedores del contrato de locación celebrado entre el recurrente y la esposa del fallido, se muestra como consecuencia natural del plexo normativo referido en tanto se trata en el caso de un acto celebrado por un persona que no tenía legitimación para ello.”

Citar: elDial.com - AA782A

Publicado el 26/07/2012