“Old Manila Corp. c/ Inca S.A. Compañía de Seguros y otro s/ ordinario” – CNCOM – 28/08/2012

SOCIEDADES COMERCIALES. SOCIEDAD OFF SHORE. Pretensión de que se declarare la nulidad de los contratos de fianza y de depósito celebrados a nombre de una sociedad. Ausencia de poder especial a favor de la persona que realizó dichos actos. Improcedencia. Sociedad constituida en el extranjero que tiene su principal objeto en la República Argentina. Consideración como sociedad local para el cumplimiento de las formalidades de constitución o de su reforma y contralor de funcionamiento. Art. 124 Ley 19.550. Representante que intervino en un sinnúmero de actos a nombre de la sociedad. Facultades para obligarla mediante los contratos celebrados

“… se demandó en autos la declaración de nulidad de la fianza y del depósito que fueron otorgados a nombre de la actora por quien, según ésta, carecía de facultades para realizar por ella los referidos actos jurídicos. Las partes están contestes en que tal fianza fue otorgada a favor de INCA a fin de resguardar los derechos que a ésta pudieran corresponder en caso de que tuviera que afrontar la indemnización correspondiente al seguro de caución que se indicó al demandar.”

“… el conflicto por dirimir aquí es si la fianza otorgada por la actora –asegurada por medio de la entrega de aquellos pagarés en custodia- es o no válida, extremo que ésta última negó con sustento en que quien actuó en su nombre al otorgarla carecía del poder especial necesario a estos efectos.”

“… debe considerarse firme el aspecto de la sentencia que afirmó que la demandante era una sociedad que debía ser encuadrada en el art. 124 de la ley 19.550. La recurrente no sólo no ha criticado tal aspecto, sino que tampoco ha siquiera mencionado que la consecuencia que el sentenciante extrajo de tal afirmación estuviera equivocada.”

“… admitido por la quejosa que su parte es una sociedad que encuadra dentro de la citada norma, forzoso es admitir que, como tal norma manda, dicha sociedad debe considerarse como si fuera local a los efectos de su constitución, reforma y contralor. Desde tal perspectiva, y admitido expresamente en el memorial que el señor San Paulo intervino en representación de esa sociedad en un sinnúmero de actos –algunos de enorme relevancia económica, como lo fue la transferencia a su favor de los derechos de televisación que correspondían a Racing Club, entre otras cosas-, forzoso es concluir en que ese representante tenía facultades para obligarla del modo en que lo hizo.”

“… aceptado aquí por la propia apelante que ella debe ser tratada como sociedad local a los efectos de su constitución, forzoso es concluir que ella también aceptó que, si hubiera cumplido con la ley, hubiera debido constituirse mediante un estatuto en el que, entre sus condiciones esenciales no tipificantes (art. 11 incs. 6 y 9 LS), hubiera debido prever el funcionamiento orgánico de su administración y representación. Si eso hubiera ocurrido, forzoso sería concluir que quien resultara elegido –en el caso, el Sr. San Paulo, único representante que se le conoce, autorizado para realizar todo tipo de contratos y dotado de un amplio poder de administración-, hubiera podido otorgar el acto atacado sin necesidad de contar con ningún poder especial como se pretendió en estos autos.”

“… concebido en la ley un régimen claro a efectos de determinar cuándo un acto puede ser imputado a una sociedad, y aceptado por la quejosa que ese régimen hubiera debido serle aplicado si ella hubiera cumplido con tal ley, su pretensión de que aquel representante suyo actuó sin contar con el “poder especial” que en tal supuesto no hubiera sido necesario, resulta –por lo menos- contraria a sus propios actos.”

Citar: elDial.com - AA7CAF

Publicado el 22/02/2013