Texto de la adenda del Dr Francisco Alberto Junyent Bas:

ADENDA A LA CAUSA “CORREO ARGENTINO”

Hace tres días el suscripto realizó un análisis de la causa Correo Argentino con motivo del debate que desató el dictamen de la Fiscal interviniente.

1. En dicha oportunidad señalé que es cierto que la presentación en concurso preventivo implicaba la suspensión de los intereses de los créditos en contra del deudor por imperio del art. 19 de la Ley pero en correlación con el art. 36 del estatuto concursal.

2.- Así, puntualicé que a los fines de la propuesta había que tener en cuenta la manda del art. 48 inc. 7 subinciso b) que exige que en el salvataje se calcule “el sacrificio de los acreedores a valor presente”, es decir, “actual”.

3.- De tal modo, expliqué que para “valorar la propuesta” de conformidad art. 52 inc. 4 había que ponderar “el tiempo pasado”, a saber, los 16 años que lleva la causa, como también, el plazo de pago formulado por la deudora, 15 años más, o sea más de 30 años.

4.- Por ende, opiné que “el acuerdo” conformado por el Estado y los demás acreedores devendría “abusivo”, de conformidad a la ley 24.522 y al art. 10 del C.C.C.N. y que esta cuestión quedaba a resolución de la Excma. Cámara Comercial.

4.- En consecuencia, el crédito del Estado de 296 millones de pesos se “cristaliza” solamente a los fines de la base de cómputo del acuerdo, art. 36 de la LC y para establecer los porcentajes de las mayorías concordatarias de acuerdo al art. 45 del estatuto concursal pero “no se confunde con el contenido de la propuesta” pues, la misma ley diferencia ambos aspectos, art. 43 y concs.de dicho ordenamiento.

5.- En una palabra, confundir “la suspensión de los créditos” a los fines del art. 36 último párrafo de la ley, es decir, de las mayorías concordatarias con el “contenido de la propuesta” constituye un “grave error jurídico” y no puede servir de excusa para no evaluar correctamente la propuesta de la deudora y consecuentemente el acuerdo conformado por los acreedores, art. 45,48 y 52 de LC.

6. En la misma línea, cabe agregar que la propuesta la formula la deudora, art. 43 a 45 de la ley 24.522 quien puede ofrecer intereses desde la presentación concursal o desde la homologación pues, no existe norma alguna que limite dicha posibilidad. Al contrario cabe insistir, una vez más, que en etapa de salvataje la ley impone considerar “el real sacrificio de los acreedores a valor actual”.

7. En el breve ensayo citado y que se publicara por la Ley en su edición web y el día 13 de febrero, puse de relieve todos estos aspectos y expliqué que la jurisprudencia concursal, desde Líneas Vaguard SA hasta la CSJN había valido el cálculo matemático a Valor Actual - VAN- para ponderar la “eventual abusividad” de la propuesta y del acuerdo, lo que en el presente caso permite inferir la existencia de una “quita encubierta” que superaba el 70% largamente y según la fórmula de matematica financiera que se tome se arriba al 90% de merma.

8.- Asimismo, puse de relieve que los representantes del Estado, en atención a los interés publico, debían actuar con la previa opinión de la Procuración de la Nación y con su asesoramiento, decreto 2589/2002.

9. Es lamentable y causa pena advertir que, en los debates públicos, se siguen “parcializando las explicaciones y justificaciones”, y se reiteran las “medias verdades”, pese a que varios colegas y especialistas en la materia han explicado largamente que aquí no hay un problema “con la ley concursal” , sino que, por el contrario se impone su acabado cumplimiento, tal como lo ha pedido correctamente la sra. Fiscal de Cámara.

10. Va de suyo que en caso de declararse la quiebra se disparan las acciones de responsabilidad de administradores y terceros como la eventual extensión de la quiebra a los controlantes para resarcir el daño causado a la deudora y a los acreedores.

11. Es hora que los valores morales y jurídicos que impregnan la ley concursal y el ordenamiento jurídico sean respetados, todo lo cual se encuentra bajo la jurisdicción del Poder Judicial.

Segunda Adendda.

CAUSA CORREO ARGENTINO: NO HAY VUELTA A CERO.

1.-El concordato, si bien es cierto tiene base contractual, posee notas particulares que enseñaron desde siempre los grandes maestros Cámara, Maffía y otros que lo hacen una figura típica del derecho concursal.

2.-La conformidad prestada no es revocable!!!! pues ello se presta a maniobras. el acuerdo debe incluir a todos los acreedores quirografarios y la propuesta mejorarse con relación a ellos, aún cuando existe una “categoría especial”.

3.- Obviamente no es un contrato administrativo y, por supuesto, no se pueden compensar con créditos “eventuales”, art. 130 de la LC aplicable al concurso preventivo.

4.- De allí que no hay acuerdo “integral” que se pretende sostener.

5.- La empresa titular del ex Correo debe pagar su deuda al Estado, de forma adecuada y no “abusiva”, y para ello la Excma. Cámara ha convocado a una audiencia especial en la que debe participar la Fiscal de Cámara.

6.-Habrá que ver qué plan de “repago ofrece la concursada” a los acreedores y al Estado que quedará a la homologación del Tribunal.

7.- Todo dentro de la ley “nada fuera de ella” es lo que los jueces han jurado cumplir cuando asumieron el cargo y es la labor del Poder Judicial en una república.